El colesterol es una sustancia que se encuentra presente en todas las células del cuerpo humano. Resulta imprescindible para el funcionamiento de nuestro organismo porque, gracias a ella, se producen hormonas; y en los más pequeños, sirve para crear nuevas células.

Sin embargo, el colesterol se convierte en nuestro enemigo cuando su presencia en la sangre se encuentra por encima de 200 mg/dl, el valor máximo recomendado.

Un alto nivel de colesterol eleva de manera considerable el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, entre otros accidentes cardiovasculares. Por ello, los expertos recomiendan evitar los siguientes alimentos para mantener vigilado el colesterol:

  • Bollería industrial: Son procesados y contienen un altísimo nivel de azúcar, grasas saturadas y harina refinada.
  • Chocolate: Nunca refiriéndonos al cacao natural, sino al chocolate procesado. Estos suelen contener mucha azúcar y grasas saturadas artificiales.
  • Carnes rojas: Al tener niveles altos en grasas saturadas y en colesterol, los expertos aconsejan regular su consumo. Se recomienda retirar la grasa antes de cocinarla -a la plancha, lo más aconsejable-.
  • Embutidos y carnes procesadas: Al igual que la carne roja, su elevado contenido en grasas saturadas potencian el desarrollo del colesterol.

Según los expertos, lo ideal sería no fumar y mantener una dieta equilibrada, ya que nos todos los nutrientes que necesitamos para el funcionamiento óptimo de nuestro organismo.