Publicidad

Greta Thunberg

La dura infancia de Greta Thunberg: "Dejó de comer y hablar a los 11 años"

Malena Ernman, la madre de Greta Thunberg, explica en un libro la complicada y dramática infancia que vivió la famosa activista, a quien le diagnosticaron Síndrome de Asperger.

Greta Thunberg es conocida en el mundo entero por su labor como activista medioambiental. La joven sueca se ha convertido en un icono contra el cambio climático y en la lucha contra la contaminación mundial. Su discurso en 2019 en la ONU, acusando a los gobiernos de las grandes potencias de no hacer nada para a evitar el cambio climático es ya historia.

Ahora, la madre de Greta Thunberg, Malena Ernman, ha desvelado en un libro llamado 'Our House Is on Fire: Scenes of a Family and a Planet in Crisis', la traducción sería 'Nuestra casa está ardiendo: una familia y un planeta en crisis', los graves problemas que sufrió su hija durante su infancia.

Greta, como explica su madre, fue diagnosticada con Síndrome de Asperger, pero antes de ese momento la joven activista sueca fue dejando de "hablar y comer", llegando a perder hasta 11 kilos.

"Lloraba de noche cuando debería estar durmiendo. Lloraba camino a la escuela. Lloraba en sus clases y durante sus descansos, y los maestros llamaban a casa casi todos los días. Dejó de tocar el piano, dejó de reír, dejó de hablar y dejó de comer", cuenta la madre de Gretha.

"Después de dos meses de no comer, Greta había perdido casi 10 kilos"

Malena Ernman llega a confesar que su hija "ya no tenía energía para subir escaleras y su puntuación en las pruebas de depresión era altísimo".

"Después de dos meses de no comer, Greta había perdido casi 10 kilos, que es mucho cuando eres bastante pequeña. Su temperatura corporal era baja y su pulso y presión arterial indicaban claramente signos de inanición", reconoce la madre de Greta.

A Greta le diagnosticaron Síndrome de Asperger y otros problemas y dolencias, pero todo cambio, como explica su madre, tras visualizar un documental sobre la contaminación del mar en su colegio. Ese fue el momento en el que Greta decidió encaminar su vida a la lucha contra el cambio climático.

Desde ese momento, tanto Greta como sus padres se volcaron en el objetivo de su hija y ésta se convirtió en el icono mundial en la lucha contra el cambio climático que representa hoy en día.

Publicidad