La Inspección de Trabajo afronta su primer mes controlando que las empresas cuenten con un registro de jornada, algo que no se está cumpliendo como se debe en algunos lugares como los restaurantes.

Utilizan un folio hecho por el dueño con la firma de los trabajadores pero sin ningún sello que certifique nada. Algunos inspectores reconocen que esto es parte de su día a día. Dicen que se están encontrando muchas chapuzas de este tipo.

Además de pedir refuerzos para hacer frente a todas las inspecciones.