El poeta Joan Margarit, ganador del Premio Cervantes 2019 | ARCHIVO

Publicidad

Joan Margarit

Los poemas más destacados de Joan Margarit, fallecido a los 82 años

Este martes ha fallecido el prestigioso poeta Joan Margarit a la edad de 82 años a causa de un cáncer linfático. Antena 3 Noticias ha querido destacar algunos de sus escritos en recuerdo del literario.

Joan Margarit, reconocido poeta y literario, ha fallecido este martes a los 82 años a causa de un cáncer linfático. El escritor, el primero en lengua catalana en ganar el premio Cervantes, escribió una treintena de poemas que le valieron el reconocimiento del público y que le llevaron a ganar numerosos galardones, como el Premio Nacional de Poesía en 2008.

'Estación de Francia', fue su primer libro en edición bilingüe escrito en 1999. En él alternaba poemas en lengua catalana y castellana, al tiempo que incluía una obra clave en su trayectoria, donde exponía su añoranza al descubrir que no se puede regresar a lugares que ya no existen.

Margarit también escribió otras obras dedicadas a su hija. En 'Joana', hizo referencia a los 8 meses de enfermedad que sufrió su descendiente que, afectada por el síndrome Rubinstein-Taybe, falleció a la pronta edad de 30 años.

Otro poema destacado de Joan Margarit fue 'Cálculo de estructuras', escrito en 2005, en el que hablaba de su profesión y el dolor, el recuerdo y la vejez; o 'Casa de misericordia', en 2007, con el que ganó el Premio Nacional de Poesía 2008 poniendo la tilde en la tristeza como protagonista de la obra.

Los poemas más destacados de Joan Margarit

Estos son algunos de los poemas más destacados de la trayectoria profesional del difunto poeta Joan Margarit.

Del libro 'Aguafuertes', de 1998

'No tires las cartas de amor'

"Ellas no te abandonarán.

El tiempo pasará, se borrará el deseo

-esta flecha de sombra-

y los sensuales rostros, bellos e inteligentes,

se ocultarán en ti, al fondo de un espejo.

Caerán los años. Te cansarán los libros.

Descenderás aún más

e, incluso, perderás la poesía.

El ruido de ciudad en los cristales

acabará por ser tu única música,

y las cartas de amor que habrás guardado

serán tu última literatura".

Del libro 'Casa de misericordia', de 2007

'El buscador de orquídeas'

"No había en casa libros adecuados

para el desasosiego adolescente.

Los de urbanismo eran aburridos

y Cataluña, pueblo desdichado

me parecía un título muy triste.

Cogí el Mein Kampf, un breve libro negro

que tomé por profundo. Así empecé

por el lugar más sucio de la literatura.

Las palabras de Hitler, tan vulgares,

eran un pozo negro.

No lo he olvidado, pese a que no lo recuerdo.

Me di de bruces con la realidad.

Fue allí donde empezó la poesía,

difícil y sin falsas esperanzas.

He hecho siempre como el jabalí,

que busca y, delicado, escoge y come

el bulbo -conocido como el orquis–

de la orquídea".

Del libro 'No estaba lejos, no era difícil', de 2010

'Lectura'

"Penetro en otras vidas.

Llevo días leyendo, pero ahora

alzo los ojos porque me doy cuenta

de que apenas sé nada de quien escribió el libro.

Me avergüenza no conocer

más que su lucidez. Toda supervivencia

es esta especie de conversación

silenciosa y sin tiempo. Es algo aterrador

y ocurre en el abismo de la mente,

un frío cielo azul en el que el amor es

la única forma de posteridad".

Del libro 'Todos los poemas (1975-2015)'

'Dignidad'

"Si la desesperanza

tiene el poder de una certeza lógica,

y la envidia un horario tan secreto

como un tren militar,

estamos ya perdidos.

Me ahoga el castellano, aunque nunca lo odié.

Él no tiene la culpa de su fuerza

y menos todavía de mi debilidad.

El ayer fue una lengua bien trabada

para pensar, pactar, soñar,

que no habla nadie ya: un subconsciente

de pérdida y codicia

donde suenan bellísimas canciones.

El presente es la lengua de las calles,

maltratada y espuria, que se agarra

como hiedra a las ruinas de la historia.

La lengua en la que escribo.

También es una lengua bien trabada

para pensar, pactar. Para soñar.

Y las viejas canciones

se salvarán".

Publicidad