En la próxima edición de los Goya 'La Guarida' podría competir en la categoría de Mejor Cortometraje, y es que es una de las 15 preseleccionadas. Su director, Iago de Soto, define este corto como "un drama psicológico muy intenso dentro de un thriller".

El proyecto lleva ya una larga andadura, llena de festivales y éxitos, que podría culminar en los Goya 2020. Se estrenó hace justo un año en la Sección Oficial del Festival de Sitges. Desde entonces, como cuenta Iago de Soto "ha sido seleccionado en más de ciento veinte festivales internacionales y ganado más de treinta premios".

'La Guarida' habla de temas como la culpa, el castigo y la redención. "Lo que más me interesaba era mostrar una realidad pasada que tenía bastantes puntos en común con la actual. Mostrar esa lucha entre dos ideales muy arraigados en nuestro país y, sobretodo, me interesaba mucho que el público se preguntara qué hubiese hecho si hubiese estado en el lugar de los protagonistas y sus distintos dilemas morales", explica De Soto.

Este corto supone la vuelta a la ficción de Iago de Soto, que actualmente trabaja como realizador en Atresmedia y que anteriormente ha dirigido cortometrajes como 'Corre' y Corre 2' y largometrajes como 'Versus'. Entre sus próximos proyectos se encuentra una nueva película, en esta ocasión de terror, así como la escritura de la versión en largometraje de 'La Guarida' junto a Joan Abelló, coguionista de 'La Guarida'.

El reparto de 'La Guarida' está formado por Daniel Ortiz, María Hervás, Pablo Vázquez, Felipe García Vélez, Mona Martínez, Juan Carlos López Agustino y Juan Carlos Castillejo.

Sinopsis de 'La Guarida'

Mario conduce de noche, bajo la lluvia, por una carretera solitaria. De repente, se detiene. En medio de la carretera hay una mujer desorientada y manchada de sangre, no recuerda lo que le ha pasado ni cómo ha llegado hasta allí. Mario decide conseguir ayuda y parar en el primer sitio que encuentren: el bar La Guarida. Allí les acogerán y les socorrerán de buen grado hasta que la verdad empiece a salir a la luz. Puede que para entonces el bar ya no parezca un lugar tan seguro...