Si todos los años te preguntas cómo hacen los famosos para mantener la calma y la elegancia al conocer a sus ídolos cuando convergen en los Globos de Oro, Rami Malek te va a parecer el mejor ser de luz de la faz de la Tierra.

El actor, que vivió feliz el triunfo de 'Bohemian Rhapsody' y el suyo propio, tuvo un par de momentos extraños con nada menos que Lady Gaga y Nicole Kidman.

Malek decidió (en un curioso impulso) presentarse a Lady Gaga y desearle suerte durante los preparativos de la ceremonia, siendo tan gentleman que llamaba la atención.

 

Pero el momento más incómodo y adorable ocurrió en el escenario cuando 'Bohemian Rhapsody' ganó el premio a Mejor Película. Malek y el resto del equipo subieron al escenario y el actor tuvo una extraña interacción con Nicole Kidman en un intento de hablarle que se perdió en la confusión del momento, pero esperamos que consiguiese hablar con ella backstage y que no se quedara así de desolado.