Con Disney haciendo remakes de sus clásicos, el entusiasmo por las películas originales de dibujos animados se ha reavivado. Tras los últimos estrenos de 'Aladdin' y 'El Rey León', convertidos en grandes éxitos, el anuncio del Live-Action de 'La Sirenita' ha conseguido una gran acogida.

Con la elección de Halle Bailey como la princesa del mar, la imagen que tenían los seguidores de la protagonista ha ido cambiando poco a poco. Lo que no era un dato tan conocido es que ni siquiera las ilustraciones de la cinta de 1989 iban a ser tal y como las conocimos.

En el caso de Úrsula, estuvo a punto de no ser la temida figura de pulpo. En un primer momento, el personaje no iba a ser únicamente la villana, si no que también iba a estar relacionada con Ariel de una forma mucho más cercana.

La película iba a tener un enfoque mucho más centrado en la familia, con Úrsula como la tía de la protagonista: tal y como explicó su director de arte Michael Peraza durante la convención del D23, "en un momento se habló de Úrsula como la hermana del rey Tritón, por lo que había una rivalidad entre hermanos y ella era otra sirena".

Pero la idea no se llevó a cabo por la inspiración que obtuvo Peraza de una forma poco conocida, al ver un documental de Jacques Cousteau: "Había un pulpo encerrado dentro de un tarro. Y fue capaz de desenroscar la tapa y arrastrarse fuera del acuario, para llegar al suelo e intentar escapar".

Seguro que te interesa:

'La Sirenita': La contundente respuesta de Halle Bailey a las críticas de su fichaje como Ariel en el remake de Disney