Familiares y amigos han acudido al tanatorio de Tres Cantos en Madrid para despedir al actor Fernando Guillén, fallecido este jueves a los 80 años, a quien han recordado como "uno de los grandes" de la interpretación española, "un hombre con una cultura fuera de lo común", según ha destacado el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho.

Sus hijos Natalia, Cayetana y Fernando, así como su exmujer, la también actriz Gemma Cuervo, han estado acompañados de otros amigos y compañeros de profesión y personalidades de la política como el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

González Macho ha lamentado las pérdidas que ha tenido la interpretación española en los últimos meses y ha señalado que Fernando Guillén es "uno de los grandes". "A su hija Cayetana le he dicho que donde esté, que no lo sé, estará con la mejor compañía de teatro, en la que también están Larrañaga, Tony Leblanc, Manuel Alexandre o Juan Luis Galiardo", ha comentado.

"Era una persona muy respetable y querida, un gran actor y un hombre de una cultura fuera de lo común, una maravilla", ha añadido el director de la Academia de Cine.

"NOS ENSEÑO A ENAMORARNOS DEL TEATRO"
En esto mismo ha coincido el ministro Alberto Ruiz-Gallardón, que ha calificado este jueves de "un día triste pero también para estar agradecidos" por el legado de Fernando Guillén. "Somos una generación que ha crecido en el amor al teatro de personajes excepcionales, y Fernando se puede situar a la cabeza", ha comentado.

Gallardón ha explicado que le unía al actor una amistad heredada de su padre. "Nos ha enseñado a enamorarnos del teatro, descubrir mundos que, sin su calidad artística y humana, no habríamos descubierto nunca y, además, ha construido una familia formidable", ha apostillado el ministro.

Por la capilla ardiente han pasado otras personalidades de la cultura como el director Alex de la Iglesia, que ha comentado que se siente "francamente mal" por tener que despedir a un gran amigo. También han dado el último adiós al actor Amaia Salamanca, Lydia Bosch, María Adánez o el presidente de FAPAE, Pedro Pérez.