Se Estrena » Noticias

LA MUJER DE WILL SMITH

"Me desmayé": Jada Pinkett Smith se sincera con su madre y su hija de su abuso de éxtasis, alcohol o marihuana

Jada Pinkett Smith ha protagonizado una de sus entrevistas más sinceras y valientes al hablar frente a su madre y su hija con Will Smith sobre sus problemas con el alcohol y las drogas.

Publicidad

Jada Pinkett Smith siempre es muy sincera a la hora de hablar de su vida y sus experiencias personales, algo que suele hacer en el programa que tiene junto a su madre y su hija, Willow Smith, 'Red Table Talk'.

La mujer de Will Smith ha demostrado en más de una ocasión lo valiente que es afrontando temas tan personales como cuando le fue infiel al actor hace años. Pero, en esta ocasión, Jada ha querido abrirse todavía más a sus espectadores revelando los problemas que ha tenido con el alcohol y las drogas.

"Beber vino tinto para mí era como beber vasos de agua", explica. "Porque estoy acostumbrada a ese golpe fuerte. También bebía mucho en la escuela secundaria y cuando terminé ya estaba tomando cócteles. Así que, éxtasis, alcohol, marihuana. Déjame decirte que me estaba divirtiendo mucho", afirma Pinkett sobre el alto consumo de alcohol durante años, pero mencionando también otras sustancias.

"No estaba haciendo cosas que pensaba que eran adictivas. Pero tomaba esas tres cosas juntas, ese era mi cóctel. Tu umbral se vuelve tan alto, que lo necesitas para llegar al lugar al que necesitas llegar, me tomaré dos botellas para llegar... Está bien, si tomo éxtasis, marihuana y alcohol al mismo tiempo, me subirá más rápido y podré seguir subiendo", confiesa.

Jada continúa diciendo que no solía se un consumo diario pero asegura que era toda un "fanfarrona" cuando salía y tenía mucho aguante: "No era el tipo de persona que bebía todos los días, era como una chica fiestera de fin de semana. De jueves a lunes por la mañana".

La actriz continúa diciendo que este problema podría ser algo hereditario ya que su madre, Adrienne Banfield-Norri, fue adicta a la heroína. Pero Jada contó que, una vez que reconoció que tenía un problema, pudo detenerse: "Una vez que iba por esa tercera botella de vino, dije: 'Tienes un problema'", recordó. "Ese día simplemente me detuve".

Jada Pinkett Smith y su madre Adrienne Banfield-Norris
Jada Pinkett Smith y su madre Adrienne Banfield-Norris | Getty

Para después contar una anécdota del momento que hizo que se replanteara su vida: "Fui a trabajar y estaba en una mala racha de éxtasis", recuerda. Corría el año 1996 y estaba en el rodaje de 'El profesor chiflado: "Me desmayé y les dije a todos que debía haber tenido medicamentos viejos en un frasco de vitaminas. Pero les diré lo que hice. Me junté el culo y me subí a ese set. Ese fue la última vez".

Tras estas sorprendentes declaraciones, su hija Willow Smith, que estaba presente, señaló que "nunca haría algo así", pero reconoció fumar marihuana, aunque está reduciendo la cantidad: "Creo que el día en que decidas hacerlo por completo será un día muy feliz para mí", le dice su madre. "Lo entiendo. Estoy agradecida de que eso es todo con lo que estás lidiando porque cuando yo tenía tu edad, lo hacía todo", admitió Pinkett a su hija.

También mencionó que ha recibido mucha ayuda, incluso Debbie Allen, la directora de 'Un mundo diferente', pero también afirmó que todavía no puede estar cerca del vino, que sería un desencadenante. Sin embargo, terminó con cierto optimismo: "Pienso en mi vida, soy un milagro andante, no hay duda de eso. La gente no va a creerlo".

Seguro que te interesa...

"Puedo ver tus abdominales": El secreto de la madre de Jada Pinkett para mantenerse en forma con 67 años

Publicidad