Tras los acontecimientos ocurridos en 'Fast and Furious 8' comienza la historia de este spin-off, desarrollando aún más la relación entre Hobbs y Shaw y el odio que se tienen. Esta vez, el gobierno británico y el americano se pondrán de acuerdo para juntar a los dos agentes para recuperar un virus. Brixton será el malvado superhombre que intentará interponerse en su objetivo y deberán trabajar juntos para derrotarlo.

La saga aún tiene mucho que dar, y lo demuestra con sus tres escenas pos-créditos que abren un mundo de posibilidades para su posible secuela y nos da información sobre un posible personaje que podríamos ver en 'Fast and Furious 9'. Cuidado, si no quieres saber nada sobre la película, esta noticia contiene SPOILERS a partir de ahora. No sigas leyendo.

En la primera escena post-créditos, podemos ver como los hermanos Shaw van a visitar a la cárcel a su madre, interpretada por Helen Mirren. La familia bromea y Deckard le entrega a su madre una tarta con un regalo en su interior para que esta pueda escaparse. Algo imperativo para la siguiente película.

En la segunda escena podemos ver al personaje de Ryan Reynolds, (¡sí, está en la película!), infiltrándose de manera muy poco sigilosa en una extraña base secreta. El agente de la CIA llamará entonces a Hobbs para pedir su ayuda de nuevo por otro terrible virus que amenaza con aniquilar a la humanidad. Pero no contento con eso, Reynolds destripará todo el final de la serie 'Juego de Tronos', así que, si aún no lo habéis visto, salid rápido del cine.

Por último, tenemos una graciosa escena donde podemos ver al agente Hobbs entrenando en el gimnasio, de repente, entraran en escena un escuadrón entero de policía para arrestarlo. Resultando todo ser una broma de Deckard Shaw, sin duda, la escena más graciosa de todas.

····

Seguro que te interesa

'Fast and Furious: Hobbs and Shaw': ¿Cómo es la relación entre los personajes de Dwayne Johnson y Jason Statham?