Ingredientes (4p.):

16 chuletillas de cordero de palo

20 tomates cherry

1 cebolleta

24 ajos frescos

70 g de harina

600 ml de leche

harina, huevo y pan rallado para empanar

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

15 g de mantequilla

nuez moscada

orégano

perejil

Elaboración:

Limpia un poco las esquinas del hueso de las chuletillas. Salpimiéntalas y dóralas brevemente por los 2 lados en una sartén con un chorrito de aceite. Retira y deja que se enfríen. Resérvalas.

Para hacer la bechamel, pica la cebolleta en daditos y los ajos en cilindros. Pocha las verduras en una cazuela con un chorrito de aceite. Añade la harina y rehógala un poco. Agrega le leche poco a poco, sazona y cocina la bechamel sin dejar de remover con la varilla manual. Ralla encima un poco de nuez moscada y mezcla bien.

Unta una bandeja de horno con un poco de mantequilla (para que no se peguen las chuletillas). Introduce las chuletillas de cordero en la bechamel y déjalas enfriar en la placa de horno. Pasa las chuletitas por harina, huevo y pan rallado. Fríelas en una sartén con aceite caliente. Escúrrelas sobre un plato cubierto con papel absorbente.

Escalda los tomates cherry en un cazo con agua durante un par de minutos. Deja que se templen y pélalos. Calienta una cucharada de aceite en una sartén, agrega los tomates cherry y el orégano y saltéalos brevemente.

Sirve las chuletillas con los tomates. Adorna los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Para que las chuletillas con bechamel se suelten con facilidad de la placa, os recomiendo calentarla un poco.