Publicidad

Antena 3 » Programas » El Hormiguero 3.0 » Secciones » Ciencia Marron

¿Fuego o frío? ¿Quién ganará?

La explosiva ciencia de Marron poniendo a prueba una olla con 6.500 bengalas

El colaborador ha hecho estallar su experimento en el plató de 'El Hormiguero 3.0'.

Qué puede más, ¿mucho frío o mucho calor? Marron ha llegado a 'El Hormiguero 3.0' con un experimento de los explosivos.

El colaborador del programa ha sorprendido a Antonio Dechent durante su visita poniendo a prueba una olla con 6.500 bengalas.

INFO BENGALAS VS. NITRÓGENO LÍQUIDO

En realidad, las luces de bengala o “estrellitas” como se las denomina en muchos lugares se basan en una reacción química muy básica para la que solo hace falta un combustible metálico y un oxidante. En el caso de las bengalas, ese combustible suele ser polvo de hierro, aunque a veces se utilizan otros metales como el aluminio o incluso el titanio. El oxidante es nitrato de potasio, y todo ello se amalgama mediante un derivado del almidón llamado dextrina.

La reacción química la inicia el oxidante al aplicar calor, y no es muy diferente a la de un explosivo pirotécnico, solo que en este caso no está confinado en un recipiente a presión, por lo que no explosiona. Al aplicar una llama a la mezcla, se libera oxígeno que oxida el metal y hace aumentar aún más la temperatura, encendiendo las partículas cercanas y extendiendo la reacción. Las chispas no son otra cosa que las finas partículas de hierro que salen disparadas y se consumen en el aire por efecto del calor.

Como las bengalas generan su propio oxígeno, en teoría, no se apagarán en condiciones de ausencia de oxígeno. Sin embargo, se espera que la llama se reduzca enormemente al desplazar el oxígeno contenido en el aire.

Hoy vamos a poner al límite esta afirmación con un combate increíble entre 6500 bengalas y 20 litros de nitrógeno líquido.

El nitrógeno líquido se encuentra a -193ºC de forma que al verterlo sobre la olla llena de bengalas en combustión se generará una gran niebla debido a la rápida condensación del vapor de agua procedente de la combustión sobre las partículas en suspensión en el aire.

Advertencias

Aunque no son tan peligrosas como un petardo, las bengalas tampoco son juguetes. Su punta incandescente alcanza temperaturas entre 1.000 y 1.600 grados celsius. Además, mantienen el calor durante mucho tiempo, así que no conviene tocarlas ni siquiera inmediatamente después de haberse consumido.

Vuelve a ver en ATRESplayer, el programa al completo de 'El Hormiguero 3.0' con la visita de Antonio Dechent.

Publicidad