Desde Alemania

¡Alucinante! Marron sorprende en 'El hormiguero 3.0' con una medusa voladora

La extrema ligereza del robot y su tecnología de propulsión peristáltica permiten que se desplace por el aire imitando el movimiento de una medusa.

Publicidad

Antena 3 » Programas » El Hormiguero 3.0 » Secciones » Ciencia Marron

Marron no deja de sorprendernos en 'El hormiguero 3.0'. En está ocasión y con la visita de Ed Sheeran, el colaborador ha traído dos animales robots: Un zorro volador y una medusa. La empresa, que viene de Alemania, es la responsable de recrear tan bien los movimientos de estos animales.

¡Es una auténtica pasada! No te lo pierdas en el vídeo de arriba.

Más información

Se trata del primer objeto volador en interiores con propulsión peristáltica.

Para que sus movimientos se parezcan lo más posible a los de su modelo biológico, AirJelly cuenta con ocho tentáculos adaptativos. El accionamiento de unos motores hace que las medusas artificiales floten con el principio de impulsión por retroceso. Para cambiar de dirección 2 servomotores mueven un peso en el interior del globo.

Además del accionamiento central, en el cuerpo se encuentran las baterías y un globo lleno de helio, necesario para poder elevarse. Esta es la primera vez en la historia de la aeronavegación que este tipo de globo se acciona mediante un movimiento peristáltico.

Zorro volador como inspiración: gracias a su cinemática inteligente, el BionicFlyFox puede dominar las ágiles maniobras de vuelo de su modelo natural.

El zorro volador pertenece al orden de los murciélagos; los únicos mamíferos capaces de volar activamente. Una de sus características especiales es la membrana de sus alas, fina y elástica, que se extiende desde los metacarpianos y falanges extendidos hasta las articulaciones de los pies. Al volar, estos animales controlan la curvatura de la membrana con sus dedos y, de este modo, pueden moverse por el aire de forma ágil y aerodinámica. Esto les permite alcanzar el máximo impulso, incluso en maniobras de vuelo lentas.

Cinemática ágil basada en un modelo natural

Con una envergadura de 228 cm y un cuerpo de 87 cm de largo, el zorro volador artificial pesa solo 580 gramos. Como en el zorro volador real, la cinemática de las alas también se divide en dos partes, brazo y mano, y dispone de una membrana elástica que se tensa y se extiende desde las alas hasta los pies. De este modo, la superficie de las alas es relativamente grande y permite una baja carga superficial. Al igual que su modelo biológico, todas las articulaciones se encuentran en el mismo plano, lo que permite al BionicFlyingFox controlar y plegar sus alas individualmente.

Membrana de vuelo especialmente diseñada

La membrana del BionicFlyingFox es muy fina, ultraligera y robusta al mismo tiempo. Consta de dos láminas de plástico herméticas y un tejido de elastano que están soldados entre sí por cerca de 45 000 puntos. Debido a su elasticidad, la membrana no se arruga prácticamente nunca, ni siquiera al plegar sus alas. La estructura del tejido, en forma de panal, impide que aumenten las pequeñas grietas que pudieran formarse en la membrana. De este modo, el BionicFlyingFox podrá seguir volando aunque el tejido se haya dañado ligeramente.

Modos de vuelo

El piloto manejará el BionicFlyingFox en modo manual para la exhibición, aunque también puede volar de forma semiautónoma con un sistema de seguimiento del movimiento compuesto por dos cámaras de infrarrojos situadas en una unidad giratoria/inclinable (en inglés, «pan-tilt unit»). Las cámaras pueden, por tanto, girar e inclinarse para poder seguir todo el vuelo del BionicFlyingFox desde el suelo. Estas cámaras detectan el zorro volador mediante cuatro marcadores infrarrojos activos que están colocados en las piernas y en las puntas de las alas del animal artificial.

Publicidad