Desde el capítulo piloto, excelente, hasta la actual tercera temporada, la serie ha seguido una curva ascendente y no ha dejado de mejorar en cada capítulo. ¿Cuáles son las claves para que ‘The Good Wife’ sea una serie de visionado obligatorio? 

1.Personajes coherentes.
Si de algo puede presumir ‘The Good Wife’ es de tener un guión capaz de dar vida unos personajes creíbles, coherentes y perfectamente construidos. Alicia Florrick (Julianna Margulies) es la protagonista perfecta, carismática y repleta de contradicciones. A la señora Florrick le acompañan unos secundarios de lujo, entre los que destacan Kalinda Sharma (Archie Panjabi), enigmática e impredecible y Eli Gold, sarcástico y ambicioso. Tanto Margulies como Panjabi han visto recompensado en forma de Emmy su excelente interpretación, más otras tantas nominaciones al resto de actores.

2.La ambigüedad moral.
Si algo caracteriza ‘The Good Wife’ es la ambigüedad con la que tratan todos los temas judiciales, donde el cliente no es inocente o culpable, sino un mero instrumento para los abogados de ‘Lockhart & Gardner’ para ganar una buena suma de dólares. Se trata de buscar un punto de fuga en el sistema judicial, no en demostrar la inocencia de un cliente. Es, precisamente, en este continuo dilema en el que Alicia Florrick muestra sus mejores cartas. 

3.Los diálogos.
Naturales, rápidos y creíbles, así son los diálogos en ‘The Good Wife’. Es imposible aburrirte con unas frases tan bien elegidas, encajadas perfectamente en las diferentes tramas del episodio. Y lo mejor de todo es que cada personaje tiene su propio estilo, un sentido del humor específico y una forma de expresarse. Algo de lo que carecen muchísimas series, donde los diálogos son planos e idénticos para cada personaje, por diferentes que sean. 

4.El subtexto.
Sin ninguna duda ‘The Good Wife’ es la serie de las networks (CBS, ABC, NBC y FOX) que más subtexto contiene. Para comprender al 100% el contenido de un capítulo el espectador debe leer entre líneas, prestar atención a las miradas y saber escuchar los silencios. El mejor ejemplo es la eterna tensión sexual entre Will Gardner y Alicia, uno de los grandes hilos conductores de la serie. 

5.La reinvención del género.
Quién clasifique a ‘The Good Wife’ es el género procedimental se equivoca. Y mucho. Es obvio que es una serie de abogados, pero la carga dramática de los personajes supera las convenciones del género procedimental clásico. ‘The Good Wife’ es un drama repleto de ironía y no una serie de abogados al uso.

Todos los sábados tenéis una cita en NOVA a las 22.15 para ver la segunda temporada de ‘The Good Wife’, la serie que no te puedes perder.