Ocho años son muchos para una serie, y salvo ciertas y contadas obras maestras, el guión tiende a repetirse y, lo peor de todo, a acomodarse. Es lo que ha pasado en gran parte en ‘Mujeres Desesperadas’, que ha llegado a su temporada final con un margen muy estrecho para la sorpresa o para introducir un giro que el espectador no se imagine. La octava temporada está dedicada muy especialmente a los fans, de ahí que las audiencias hayan sido las más bajas de su historia.

Este año nos hemos quedado sin desastre. Los productores han alegado falta de presupuesto pero podían haber inundado Wisteria Lane o que se hubiese producido una explosión de gas en alguna vivienda. Que la última temporada no tenga desastre en la fall season ha sido un chasco para muchos. Ahora miramos hacia atrás y el episodio del tornado ocupa un lugar glorioso en ‘Desperate Housewives’.

Bree Van de Kamp, pistola en mano

La retrospección hacia la primera temporada de la serie se hizo más que obvia y evidente en el gran momento en el que Bree recibe una carta con el famoso “I know what you did. It makes me sick. I'm going to tell”.  Y aún hoy desconocemos quién es el remitente de la carta. Que fuese Chuck, el policía que investiga al grupo, sería demasiado previsible. Muchas teorías ponen sus ojos en Zack, el hijo de Paul Young y Marie Alice, que desde que sus dos padres (Paul y Mike Delfino) le llevaron a un centro de desintoxicación, poco se sabe de él.

Una de las actrices de Mujeres Desesperadas

Lo cierto es que de todas las desesperadas es Bree la que revive los mejores momentos del pasado. La pelirroja controladora ha vuelto a beber, acorralada por Chuck, que se acerca cada vez más a la resolución del misterio. Ignorada por sus amigas, Bree vuelve a beber como ya hiciera en las dos primeras temporadas de la serie. Al final del 8x09 se encierra en una habitación de hotel con una botella de chardonnay y una pistola. “¿Eres feliz?” le pregunta Bree a una imaginaria Marie Alice, que responde “No soy infeliz”.

Minutos antes, un coche a toda velocidad arrolla a Chuck, y con él muere también toda la investigación que acorralaba a las cuatro protagonistas sin opción para defenderse. Seguro que en los próximos capítulos el cadáver de Alejandro, padrastro de Gaby, sigue acechando a todas y cada una de ellas.

La fall season ha concluido con el grupo de amigas desmembrado y ninguna de ellas se habla. Lynette ha tenido que aprender a vivir separada de Tom y aceptar que tenga una nueva novia; Gabrielle se enfrenta al alcoholismo de Carlos; Susan permanece atormentada por cargar con el secreto de un cadáver a sus espaldas y Bree intenta suicidarse. ¿De qué forma se reconciliarán? ¿Quién escribió la carta que sólo alguien próximo a Marie Alice podía conocer? ¿Cómo se resolverá el misterio de la temporada? Solo los fans llegarán hasta el final, pero después de tantos momentos desesperados merecerá la pena saber cómo acabará: ¿Otro gran suicidio?

Escena de Mujeres Desesperadas