Novalife » Útil para ti

TIPS DE COCINA

¿Tiras el líquido de las conservas? Pues no deberías: mira todo lo que puedes hacer con él

Eres una fan de las conservas: sean de verduras, de aceitunas, gildas, mejillones, sardinas.. Y eres de las que tiras el líquido de la lata por el fregadero, ¿un sacrilegio?

Conservas

iStock Conservas

Publicidad

Siempre tienes alguna lata en la despensa porque te soluciona alguna cena (amén de aperitivos el fin de semana) y puede hacerte un plato resultón en la comida. Pero si eres de las que abres la conserva, la que sea, y tira ese líquido que sepas que lo estás haciendo mal.

¿Crees que no puedes usarlo? Pues estás muy equivocada: “El líquido en el que van nuestros encurtidos, que es un 80% aceite de girasol y un 20% de AOVE se puede usar perfectamente en ensaladas o para hacer una mayonesa diferente”, explica Beatriz Vinaches, al frente, junto a su marido Kike, de una empresa vallekana especialista en encurtidos gourmet.

Y no se equivoca: en efecto, tras el gesto habitual cuando abrimos una lata, de lo que sea, de verter ese líquido por el fregadero hay un despilfarro porque, aunque nos sorprenda, con ese líquido se pueden hacer muchas cosas.

El líquido en el que van las conservas es el que precisamente permite conservar los alimentos enlatados y que permite que dichos alimentos mantengan intactas sus propiedades nutricionales durante mucho tiempo, evitando su deterioro.

Pero, ¿y qué puedes hacer con él? Pues dependerá del líquido de la conserva en cuestión.

Latas | iStock

Por ejemplo, si hablamos de conservas de pescado, habitualmente suelen ir en aceite, que puedes utilizar a su vez en cualquier guiso de pescado).

Si hablamos del líquido de conserva de las verduras, muchos puedes utilizarlo al calentar esa verdura (por ejemplo, las menestras que vienen al vacío pueden y deben calentarse en ese mismo caldo): habitualmente, el líquido en el que se mantienen las verduras es agua, ácido ascórbico y sal.

Si nos referimos a las legumbres como garbanzos o lentejas enlatados, debes saber que ese líquido puede sustituir a la clara de huevo en la elaboración de pasteles o simplemente, puedes utilizarlo como un espesante en sopas.

Los pepinillos por ejemplo, y las aceitunas, suelen venir en una mezcla de vinagre, azúcar, sal y especias, que puedes utilizar sin problema para dar sabor a platos y a ensaladas.

Si las latas son de conservas al natural (almejas, berberechos, navajas…) ese líquido es un caldo que puedes añadir a un guiso de pescado: en vez de poner agua, metes ese caldo y ya verás que el guiso gana en sabor.

Y si son conservas en escabeche, como los mejillones, (en Madrid por ejemplo es muy habitual volcar toda la lata, con líquido incluido, sobre las patatas fritas, es un aperitivo exquisito) pero no es el único uso: lo puedes poner en un pescado cocido y a la plancha, ya verás cómo gana en sabor y le da un toque muy interesante.

Así que ya sabes, ¡no tires el líquido de tus conservas!

Publicidad