Novalife » Útil para ti

PEREZA MAÑANERA

Por qué te cuesta tanto despertar por las mañanas y cómo remediarlo

Sigue estos sencillos trucos para ganarle el pulso a las mañanas.

Publicidad

Suena la alarma. Con un solo ojo abierto, vemos que el despertador marca las siete, y lo único que queremos son esos cinco minutos extra de sueño que no aliviarán nada el cansancio. En el vídeo, te damos las claves para que despertarse por las mañanas no llegue a ser un verdadero desafío.

La pereza mañanera no tiene nada que ver con haber dormido poco la noche anterior. De hecho, hay días en los que podemos dormir diez horas y cuesta lo mismo salir de la cama. Entonces, ¿cuál es la solución?

Rebecca Scott es doctora del Centro de Epilepsia Integral de la Universidad de Nueva York en Langone y está especializada en trastornos del sueño. Ella afirma que si te despiertas aturdido todas las mañanas es porque los ritmos circadianos personales son más largos que un día de 24 horas. Es decir, que nuestro reloj de sueño está descoordinado y nos impide levantarnos en el mismo momento en el que suena el despertador.

Tiene sentido que, si para conciliar el sueño necesitamos cierto tiempo, también lo hagamos para despertarnos. Por las mañanas, necesitamos alrededor de 10 y 20 minutos para despertarnos por completo. Sin embargo, hay maneras de agilizar el proceso que son muy efectivas.

Para empezar, olvida la opción de "repetir alarma” o de programar una cada cinco minutos. La función del despertador es estimular nuestros oídos para perturbar el sueño y levantarnos. Una vez ha sonado, adiós al descanso. Además, si permanecemos en la cama, el cuerpo se desorienta porque recibe el estímulo de la alarma, que le marca “levántate", y el nuestro, que le indica “duerme”.

En segundo lugar, ten a mano una botella de agua. Hidratarse por las mañanas puede convertirse en tu aliado principal. El agua activa reacciones químicas vitales en el organismo, lo que favorece que el cerebro se active por la mañana.

Por último, Rebecca Scott aconseja realizar estiramientos, ya sea en la cama o en el suelo. Al dormir, el cerebro envía diferentes señales para que los músculos pierdan su volumen. De esta manera, el cuerpo puede centrarse en la reparación celular y neural, una de las principales razones de la importancia del sueño. Esta relajación muscular hace que nos levantemos rígidos y torpes. Te proponemos que realices diez minutos de yoga todas las mañanas durante una semana. Haz la prueba, y notarás una diferencia impresionante.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Consejos para dormir mejor en las noches calurosas

Publicidad