Puede que nunca lo hayas pensado, pero al secarte después de una ducha puedes volver a llenarte de gérmenes si no has cuidado la toalla de forma correcta. Por este motivo, en el vídeo te mostramos unos sencillos trucos para evitar que esto te pueda suceder.

Ya sea porque nos espabila o porque nos deja mucho más relajados, lo cierto es que darse una ducha es un placer para la mayoría. Además, sentirnos limpios va a favorecer bastante nuestro humor y los ánimos con los que empecemos el día. Sin embargo, puede que nuestros cuerpos no estén tan pulcros como nosotros pensábamos.

Dependiendo de dónde dejemos la toalla y cómo nos sequemos el pelo y las diferentes partes del cuerpo, es posible que estemos llenando toda la toalla de gérmenes sin darnos cuenta. No debemos alarmarnos, ya que nuestro sistema inmunológico puede eliminarlos sin problema, aunque si quieres ponérselo más fácil en el vídeo te dejamos algunos consejos.

Es importante llevar una muy buena higiene personal en estos días de alarma por el coronavirus, así que es muy posible que quieras y tengas la necesidad de estar lo más limpia posible. Tanto si has salido a la calle como si tienes que ir a trabajar, es imprescindible que nos desinfectemos correctamente al volver a nuestros domicilios, y la mejor manera de hacerlo es duchándonos.

Sin embargo, no basta con una ducha o con lavarnos bien las manos si luego nos secamos con una toalla que es foco de multitud de bacterias y microorganismos de lo más dañinos para la salud estos días. Una vez lleves a cabo los consejos que te damos en el vídeo, has de saber que la toalla hay que lavarla con frecuencia, ya que, aunque pueda parecer limpia, acumula mucha humedad.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Estas son las mejores horas para ir al supermercado y evitar aglomeraciones

Cómo fabricar tus propias mascarillas en casa: el paso a paso recomendado por el ministerio de Industria