Con el aumento de peso repentino es normal que nuestra piel presente estrías. Aunque se suele decir que una vez que estas salen ya no se vuelven a ir, lo cierto es que existen una serie de remedios para acabar con ellas. Te contamos cuáles son en el tutorial en vídeo.

Las estrías son pequeñas roturas de las fibras musculares en forma de líneas que se forman en nuestra piel cuando ésta se estira rápidamente. Por lo general aparecen con un aumento de peso momentáneo y dejan una cicatriz visible en nuestra piel.

Suelen ser más comunes en aquellas zonas de nuestro cuerpo con más grasa acumulada, como son los muslos, los pechos, el abdomen o las nalgas, aunque también pueden aparecer en cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Inicialmente son de un color rojizo o morado, pero con el tiempo pasan a tener un tono blanquecino.

Si quieres prevenir la aparición de las mismas o mejorar su aspecto, puedes realizar los trucos que te contamos en el vídeo superior de forma periódica. No obstante, has de saber que estas marcas son de lo más habituales y que no has de tener ningún tipo de complejo por presentarlas.

Si bien es más común que las estrías salgan durante la adolescencia, cuando nuestro cuerpo se está desarrollando y en continuo crecimiento, suelen aparecer también durante el embarazo, al estirarse la piel de nuestro abdomen.

Por otro lado, es más común que surjan estrías en cuerpos femeninos que en masculinos, pero esto no quiere decir que los hombres no puedan llegar a tener estas marcas.

Aunque muchas personas sientan complejos por presentar estrías, no se deben asociar con un mal cuerpo o con el sobrepeso, sino con una reacción natural de nuestra piel al verse sometida a un cierto grado de estiramiento.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Estos son los errores más habituales que cometes con tu pelo

El truco para que un jersey no te pique al ponértelo