Aunque con la cuarentena se tengan restricciones para salir a dar paseos y el uso de mascarillas ayude a no inhalar el polen que trae la primavera, la rinitis alérgica no sólo se manifiesta de esta forma. También puede ocurrir cuando se consumen alimentos que causan esta anomalía o cuando se aspira el polvo.

Para evitar y mejorar el molesto picor de nariz, ojos y garganta, sin dejar de lado síntomas como la irritabilidad o el dolor de cabeza, nada mejor que recurrir a esos remedios caseros que nos han enseñado nuestras madres y abuelas.

LECHE DE CÚRCUMA:

La cúrcuma es conocida por poseer una gran cantidad de antioxidantes, sin dejar de lado su poder antiinflamatorio. Gracias a ello, ayuda a reducir los síntomas de la rinitis alérgica como: la congestión, la tos, la sequedad en la boca y los estornudos.

Ingredientes:

• 1/2 cucharada de polvo de cúrcuma

• 1 taza de leche (puede ser vegetal)

• 1 cucharada de miel pura

• Una pizca de pimienta negra

Preparación:

• Mezclad la cúrcuma con la leche hirviendo y agregad la miel y la pimienta.

• Luego, revolved hasta que todos los ingredientes estén integrados.

• Podéis consumir esta mezcla en ayunas, por la mañana o si lo preferís, durante la noche antes de ir a dormir.

Otra alternativa para consumir cúrcuma, además de añadirla a vuestras recetas diarias, es preparar una mezcla con 6 cucharadas de ésta con miel. Podéis consumir una cucharilla pequeña 2 veces al día, durante la temporada de alergias hasta notar mejoría.

AJO PARA LA RINITIS ALÉRGICA:

El ajo contiene quercetina, que es un antihistamínico natural perfecto para tratar la rinitis alérgica. Sin dejar de lado, sus propiedades inmunológicas que ayudan y promueven la recuperación rápida de esta afección.

Aunque, para muchas personas el sabor del ajo puede que no sea agradable, la forma más sencilla de tomarlo es incluirlo en las recetas cotidianas. Pero, si os gusta, podéis masticar 2 ó 3 dientes crudos, diariamente, para combatir los diversos síntomas de la rinitis alérgica.

Alergia | iStock

VINAGRE DE MANZANA:

Es uno de los remedios más usados para aliviar las vías respiratorias y es que, el vinagre de manzana ayuda a reducir la intensidad de síntomas como: los estornudos y los dolores de cabeza.

Ingredientes:

• 2 cucharadas de vinagre de manzana

• 1 cucharilla de miel

• 1 cucharilla de zumo de limón

Preparación:

• Añadid 2 cucharadas de vinagre de manzana en un vaso con agua tibia.

• Luego, mezclad 1 cuchara pequeña de miel con el zumo de limón y revolved todo antes de consumir.

• Bebed esta mezcla 3 veces al día, durante la temporada de alergia o hasta que se empiecen a notar mejorías.

JENGIBRE PARA LA RINITIS ALÉRGICA:

El jengibre es un antihistamínico natural con muchas propiedades antivirales y antiinflamatorias que ayudan a aliviar los síntomas de la rinitis alérgica como la congestión nasal o el dolor de cabeza.

Si bien, hay muchas formas de consumir el jengibre, ya que se puede añadir a diversos platos; hay que tener presente usar poca cantidad debido a su fuerte sabor.

Ingredientes:

• 1 cucharada de jengibre rayado

• 1 trozo pequeño de canela

• 1 taza de agua

• 1 cucharadita de miel

• 1 cucharadita de zumo de limón

Preparación:

• Colocad 1 cucharada de jengibre rallado junto al trozo de canela en una taza de agua.

• Luego, poned a hervir durante 5 minutos, colcadlo y añadid un poco de miel y el zumo de limón.

• Se puede consumir esta infusión al menos dos veces al día durante la temporada de alergias.

• También, masticar trozos de jengibre fresco, varias veces al día, alivia los síntomas de a rinitis.

Otras alternativas:

• Es importante no tener flores naturales en casa. Se puede optar por las que son de plástico o si tenéis jardín, por un césped artificial.

• Si tenéis calefacción por aire a presión o aire acondicionado, usad filtros de alta eficiencia y recordad tener una limpieza regular de mantenimiento.

• Recordad, cerrar las puertas y ventanas durante la noche o cuando sea época de polen.