Novalife » Salud

TENDENCIAS ALIMENTICIAS

Las algas son el nuevo producto de moda, ¿son seguras?

Este popular producto llegó hace unos años y ya forma parte de nuestra alimentación pero, ¿son tan buenas como nos creemos?

Algas

Envato Algas

Publicidad

Llegaron hace unos años y lo hicieron para quedarse. Las algas se han hecho un hueco en nuestra alimentación, ya sea en sushi, sopas, ensaladas… Las ventajas de la globalización en alimentación es que disponemos de productos procedentes del otro lado del mundo en tiempo récord. Nuestra cocina se hace más creativa sin duda, pero… ¿son tan buenas y seguras como nos cuentan?

Las algas se han llevado piropos como: explosión de sabor, super alimento, adelgazante, detox… Bueno, ya sabéis que las tres últimas palabras suelen ser información vacía: los superalimentos no existen, no hay alimentos adelgazantes y no necesitamos hacer nada “detox”.

Algas
Algas | Envato

Y si empezamos así, ¿estamos diciendo que no deberíamos comer algas?

Nada más lejos de la realidad. Sí es cierto que le van a dar un sabor diferente a tus platos, también es cierto que tienen muchos nutrientes (vitamina A, D, E, algunas del grupo B,

minerales…) pero vamos, ni consumimos tantas como para darles una categoría especial y esas vitaminas y minerales los adquirimos en otros alimentos. Tienen mucha fibra, así que puedes notar más saciedad, como con otros vegetales y bueno, lo del detox… Ya sabéis, eso es falso siempre, no hay nada que desintoxicar.

Podemos concluir que es un buen alimento para tomar de vez en cuando. Y remarcaremos ese “de vez en cuando” porque las algas tienen una zona oscura también.

Como alimento relativamente nuevo que son, procedente de Asia donde allí sí están habituados a comerlas con frecuencia, tardaremos en adaptarnos para asimilar estos alimentos. El sistema digestivo de los consumidores habituales de algas, ha ido adaptándose, generación tras generación a extraer y asimilar los componentes y eliminar lo que no es necesario.

La elevada cantidad de yodo no es deseable en nosotros. Sí necesitamos yodo, por supuesto, para nuestros procesos metabólicos, para la síntesis de hormonas… Pero es importante ingerir la cantidad necesaria porque un exceso podría traer patologías. No estamos acostumbrados a incorporar la gran cantidad que tienen algas como kombu o wakame o incluso las hiziki con demasiado sodio y a los hipertensos les puede venir mal.

Las cantidades de sodio y yodo hay que tenerlas en cuenta en casi todas las variedades de algas. No estamos acostumbrados y algunos grupos de población como enfermos de hipertiroidismo o hipertensos. Incluso las autoridades de seguridad alimentaria remarcan que se debería “aconsejar a la población un consumo moderado, especialmente en niños de corta edad y embarazadas con objeto de evitar riesgos de ingestas superiores a los valores máximos recomendados, que pudieran tener efectos negativos sobre la función tiroidea, de especial repercusión en las etapas de crecimiento y desarrollo”.

Pero no sólo el yodo es un problema en estos productos. Hace un par de meses, la AESAN (Agencia de seguridad alimentaria y nutrición) enviaba una recomendación sobre el consumo de alga KIZIKI por su contenido en arsénico inorgánico.

El arsénico está presente en la naturaleza, pero el arsénico inorgánico ha sido clasificado como cancerígeno en humanos con efectos tóxicos en el organismo sobre el sistema nervioso, respiratorio o lesiones en la piel cuando hay una exposición prolongada. En los controles de metales y yodo llevados a cabo por la unión europea, recogieron que el nivel de arsénico inorgánico es, en general bajo excepto en la variedad hiziki que tenía altas concentraciones.

Algas en ensalada
Algas en ensalada | Envato

Las algas: una moda con lado oscuro

Con estos datos, las recomendaciones son evitar el consumo de esta variedad, utilizando otras. Leer bien los envases cuando haya mezcla de algas para comprobar si tienen esta variedad y, en caso de utilizarlas, cocinarlas llevándolas a ebullición ya que este proceso reduce el riesgo de exposición a este metal.

Normalmente esta variedad se utiliza para el uso en sopas, ensaladas y platos preparados, así como en restaurantes especializados. Los fabricantes deberán etiquetar en sus envases estas advertencias para que el consumidor sea consciente.

Así que: algas sí, pero puntualmente. Siendo consciente de qué variedad consumimos y la cantidad de yodo y sodio ingerimos.

Ahora ya tienes la información, en tu mano está la decisión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Errores que arruinan las ensaladas de pasta

Publicidad