Las galletas son un básico para tener en casa. Un producto que en estos días de confinamiento es difícil encontrar en el supermercado porque debido al estado de alarma por coronavirus los productos sin gluten y sin lactosa están desapareciendo de las estanterías.

¿La razón? Muchas personas que no son celíacas, sensibles al gluten o intolerantes a la lactosa están arrasando con toda la comida sin importarles el problema que tienen las personas que por salud necesitan estos alimentos. Quizás si muchos supieran que los productos sin gluten o sin lactosa son su 'medicina', no se lo llevarían.

Por eso, por la falta de existencias, y por la normativa del Gobierno, es mejor determinados productos hacerlos en casa. Es el caso de las galletas, un producto que podemos hacer con lo que tenemos en la despensa y de forma muy sencilla.

Sólo necesitamos harina sin gluten de arroz y harina de maíz, o en su defecto, un 'mix' especial para repostería que nos hará que la textura sea menos arenosa que la que dejan el resto de harinas sin gluten y también se romperán menos.

Levadura y esencia de vainilla, ambas sin gluten y sin lactosa; leche y mantequilla sin lactosa; y huevos y azúcar moreno que son productos naturales genéricos que por su naturaleza no tienen ni la proteína presente en algunos cereales ni el azúcar de la leche.

Para hacer la forma necesitamos un molde redondo o un vaso de tubo y para amasar, un rodillo. Yo el que utilizo en el vídeo es de madera y lo utilizo únicamente para cosas sin gluten. Si tenéis que comprar uno, es mejor que sea de otro material que no sea tan poroso ya que si lo utilizáis para hacer alguna receta con gluten puede quedar contaminado. Y si no tenéis, no hay problema, con una botella lisa de cristal también puedes amasar sin problemas.

Con esta información, ya solo tienes que dar al 'play' y ponerte manos a la obra con esta receta en la que te salen unas 30 unidades.