Son muchos los supermercados que suelen encarecer el precio de sus productos las fechas previas a las comidas y cenas de Navidad. Sin embargo, hay un pequeño truco para poder ahorrar algo de dinero: comprar antes y congelar de forma adecuada.

Asimismo, para comprar alimentos con antelación es necesario congelarlos de forma adecuada. Si se respeta la cadena de frío, los alimentos mantendrán las propiedades y podrás servirlos como si estuvieran 'frescos' el día de la comida o la cena. ¿Quieres conocer de qué alimentos se trata? ¡Dale al play y descúbrelo!