Novalife » Cuídate » Nutrición

TRASTORNOS ALIMENTARIOS

Trastorno por atracón: el trastorno alimentario más frecuente y desconocido

Cómo identificar si tras tu manera de comer se esconde este trastorno de la conducta alimentaria.

Trastorno por atracón: el trastorno alimentario más frecuente y desconocido

iStock Trastorno por atracón: el trastorno alimentario más frecuente y desconocido

Publicidad

El trastorno por atracón es considerado el trastorno alimentario más frecuente. Su alarmante crecimiento, por delante de la bulimia y la anorexia nerviosa, llevan a considerarlo un problema de salud de gran prevalencia.

Una de las primeras caracterizaciones del trastorno por atracón fue realizada en el año 1959. Desde entonces, la clasificación del trastorno por atracón ha recorrido un largo camino hasta adquirir en el año 2014 identidad propia en el DSM-5 Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

El trastorno por atracón se define por ser un trastorno del comportamiento alimentario caracterizado por la presencia regular de atracones, vividos con descontrol y malestar, los cuales no se intenta compensar con otras conductas, como vómitos, ejercicio físico, laxantes o ayuno, como sí ocurre en la bulimia.

En este trastorno aunque existe insatisfacción con la imagen corporal no hay alteración de la percepción de la forma y peso corporal. Suele cursar con sobrepeso u obesidad y se suelen evitar situaciones debido a la imagen corporal. Suele existir el pensamiento de que hay comidas “prohibidas” y un sentimiento de disgusto o culpa por no poderse controlar durante las ingestas.

¿Qué rasgos caracterizan un verdadero atracón?

• Se ingiere una cantidad importante de alimentos, muy por encima de lo que se necesita comer en ese momento.

• A corto plazo, las sensaciones experimentadas por el atracón son placenteras, sin embargo, trascurrido el mismo, los sentimientos de disgusto y la ansiedad intensa aparecen al ser conscientes de su incapacidad para parar de comer.

• Es una ingesta muy rápida en la que apenas mastican durante el atracón, prácticamente engullen

• Se suele hacer en secreto y no se hace en presencia de otras personas sino en momentos a solas.

Atracón de comida
Atracón de comida | iStock

• Sensación de pérdida de control que puede tener lugar antes de empezar a comer, o puede desarrollarse a medida que comienza la ingesta, incluso, en otras ocasiones esta sensación de pérdida de control puede surgir cuando se dan cuenta de que están comiendo más de lo que necesitan.

• Generalmente los alimentos que se ingieren en un atracón son alimentos percibidos por la persona como prohibidos, suelen ser alimentos que la persona trata de evitar

Frecuencia de los atracones

Los criterios cuantitativos empleados normalmente, como el número, la frecuencia o el distanciamiento no son adecuados desde el punto de vista de algunos autores, ya que al parecer, lo que determina en mayor medida la gravedad del problema y lo que preocupa, es sobre todo, cómo el atracón interfiere en la calidad de vida, determinando su grado de deterioro.

¿Por qué se desencadenan los atracones?

La hipótesis de la ingesta emocional como modelo explicativo del atracón da a entender que son los estados emocionales los que desencadenan en mayor medida su inicio. En este sentido, los episodios de atracón tendrían la finalidad de paliar un estado de ánimo, en el que los niveles de ansiedad se disparan. Esta explicación de los episodios de atracón nos indica un objetivo para un tratamiento eficaz.

Respecto a los factores de riesgo para padecerlo hay factores predisponentes, disparadores y mantenedores, los cuales se referirían a variables psicobiológicas y sociales. No obstante, la presencia de experiencias de abuso sexual, negligencia parental o rechazo en la infancia (bullying), son factores que parecen cobrar mucha fuerza en las investigaciones y trabajos recientes.

¿Cuál es su tratamiento?

Entendiendo el trastorno, se observa la importancia que tiene en este tipo de trastornos una psicoterapia que pueda ofrecer resultados significativos, producir cambios y lograr una mejoría a corto y largo plazo, pues son problemas que debido al sentimiento de culpa y vergüenza que llevan aparejados, han logrado mantenerse en la clandestinidad durante años.

No tenemos suficiente información para determinar la eficacia del tratamiento farmacológico a largo plazo si se plantea como terapia única.

Si te has identificado con este texto pide ayuda de un equipo de psicólogo/as y dietistas-nutricionistas especializados/as en trastornos de la conducta alimentaria. De aquí se sale, pero hay trabajo por hacer!

Publicidad