Novalife » Cuídate » Nutrición

EN QUÉ CONSISTE, PROS Y CONTRAS

Ayuno intermitente: ¿realmente funciona?

Si hay una dieta de moda este año, sin duda es el ayuno intermitente. Sus defensores aseguran que permite perder peso sin sufrir ansiedad, y le atribuyen numerosos beneficios para la salud. Te explicamos en qué consiste, cuáles son sus pros y también sus contras.

Publicidad

Tras el roscón de Reyes, no hay nada más típico que el inicio de las dietas. Y si hay una que este año está en boca de todos, esa es el ayuno intermitente. Sus seguidores aseguran que, además de observar resultados en la báscula, los beneficios para nuestra salud de este cambio en la alimentación podrían equipararse a los de la práctica diaria de deporte. ¿Cuánto hay de verdad en esa afirmación, y cuánto de ganas de que lo sea? Empecemos por el principio:

¿Qué es el ayuno intermitente?

Este nuevo estilo de alimentación consiste en alternar periodos de ingesta de alimentos con otros en los que tu estómago no recibe ni una sola caloría.

El modelo más habitual, del que todos hablan en los últimos meses, es el ayuno 16/8. Tan sólo dispondrás de 8 horas para realizar las comidas del día. Fuera de ese espacio de tiempo, deberás abstenerte de comer. Son un total de 16 horas de ayuno, y la estrategia de la mayoría de quienes lo siguen es retrasar al máximo la primera ingesta, o directamente saltarse el desayuno, y cenar temprano y no justo antes de meterse en la cama.

Sí, curiosamente todos aquellos a los que reñíamos por no meter ni una pieza de fruta en el cuerpo hasta la hora de comer eran unos adelantados a su tiempo. Si la primera ingesta del día la realizas a las 14.00, tienes de margen hasta las 22.00 para terminar de cenar.

Otras dos opciones comunes, aparentemente más sacrificadas, son los ayunos de 24 o 48 horas. Durante ese periodo de tiempo, el cuerpo se mantendría con las reservas de energía de las que disponemos.

¿Cuáles son los beneficios del ayuno intermitente?

Uno de sus principales defensores es el profesor de Neurociencia de la Universidad Johns Hopkins, Mark Mattson, quien lo considera parte de "un estilo de vida saludable".

Estas son algunas de las propiedades que le atribuye a esta modalidad de dieta:

  • Menor riesgo de obesidad y diabetes
  • Retraso del envejecimiento celular
  • Descenso de la presión artelial
  • Descenso de la frecuencia cardiaca media
  • Mejora de los procesos inflamatorios

El contenido de esta lista podría perfectamente equipararse a los beneficios de una práctica deportiva frecuente. Sin embargo, sus conclusiones no son compartidas por la totalidad de los porfesionales de la nutrución. Los estudios al respecto son escasos y, los que existen no han sido realizados con una muestra representativa y suficiente.

¿Cuáles son los riesgos del ayuno intermitente?

Ni la Asociación de Dietistas del Reino Unido ni el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer son tajantes en la crítica al ayuno intermitente, pero ambos coinciden en que existen problemas potenciales que quienes se decanten por esta dieta deben conocer:

  • Problemas de concentración y memoria
  • Alteraciones del sueño
  • Carencias nutricionales
  • Deshidratación
  • Mal humor y estado de ánimo decaído

Si algo tenemos claro es que en unos años el furor por esta forma de alimentación habrá pasado, como antes ocurrió con otros cambios en la forma de comer. La mayoría recordaréis el éxito que obtuvieron la Dieta Dukan, de la que hoy no se habla; la de las 1.200 calorías (el pasar hambre de toda la vida); o la dieta disociada, que nos impedía mezclar hidratos de carbono con proteínas. El resultado, en todos los casos, suele ser el mismo: el peso siempre vuelve.

Publicidad