Piernas alternas:

Tumbado boca arriba, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, eleva una pierna de modo que dibuje 90 grados, y justo después la otra. Desde esa posición, estira y encoge, primero una pierna y luego la otra, a 45 grados del suelo. Cada movimiento irá acompañado de una inspiración y el siguiente de una espiración. Son 5 series de 10 repeticiones.

Patada tumbado de lado:

Tumbado de lado, con el cuerpo completamente estirado, eleva ligeramente la pierna que está arriba y desplázala hacia adelante mientras exhalas. Al inhalar, vuelve atrás y repite cinco veces todo, lentamente y de forma controlada. Son 5 series con cada pierna.

Círculos con la pierna:

De nuevo boca arriba, con los brazos al lado y una de las piernas flexionadas, eleva la otra cerca de la verticalidad y dibuja con ella círculos, primero hacia fuera y luego hacia adentro. Cada tres círculos es una inhalación o una exhalación. Son tres respiraciones completas con cada pierna y un total de 5 series.

Puente de hombros a una pierna:

Boca arriba, con los brazos estirados a ambos lados y las dos piernas flexionadas, eleva la cadera de modo que todo el peso recaiga en los pies, los brazos y la zona alta de la espalda. Desde esa posición, eleva una pierna mientas exhalas y bájala lentamente mientras inhalas. Son cinco repeticiones con cada pierna y un total de cinco series.

Los ejercicios son sencillos, aunque lo ideal es que un profesional te enseñe a respirar y corrija tu postura para evitar lesiones.