Después de una semana de tórrido calor. Este viernes ha entrado por el norte del país un frente procedente del Atlántico que provocará un descenso generalizado de las temperaturas , que además traerá consigo algunas lluvias y tormentas durante todo el fin de semana en esta zona de la península .

Se prevé que las temperaturas bajen una media de entre ocho y diez grados Aragón y Castilla y León para un fin de semana, que será más propio de otoño, que de julio en esta zona de España.En el norte del país; el descenso de temperaturas será menor, aproximadamente unos seis grados. En cuanto al interior también esta previsto un ligero descenso de las temperaturas, concretamente de cuatro grados.

Este descenso brusco de las temperaturas se ha notado ya desde hoy. Sólo en Murcia, Baleares y algunas provincias de Andalucía (Granada y Almería), se mantiene la alerta por altas amarilla por el calor. Y es que, se estima que en estas ciudades los termometros oscilen entre los 36 y los 38 grados.

En cuanto al interior y al oeste del país cabe decir, que las temperaturas de sus capitales de provincia también experimentarán un descenso pronunciado, Zaragoza y Teruel serán dos claros ejemplos de ello.

Las máximas bajarán también ciudades del interior como Madrid, donde la diferencia entre los valores máximos y monimos será ligeramente más sensible, lo que contribuirá a refrescar el ambiente.

Sin embargo; El sábado será un día "desapacible" en amplias zonas de la península, aunque las temperaturas seguirán en ascenso en la zona de Levante y con pocos cambios en el área mediterránea. Durante esta jornada sólo la Comunidad Valenciana y Murcia estarán por encima de los 35 grados y en puntos del interior, como Madrid, los valores no subirán por encima de los 30 grados; la máximas más bajas se registrarán en Castilla y León, donde los termómetros oscilarán ente 22 y 24 grados.

A partir del domingo, se prevén lluvias en el extremo norte peninsular, aunque paulatinamente irán remitiendo a lo largo del día con temperaturas que subirán por el oeste peninsular y bajarán en el área mediterránea. La próxima semana se prevé estable y con poca nubosidad en la mayor parte del país, excepto en el extremo norte peninsular y norte de las islas Canarias, donde hay posibilidad de precipitaciones en general débiles.