Uso del móvil

Un experimento somete a jóvenes a una semana sin móvil: "Tenía ansiedad si estaba lejos"

Se trata de un experimento pionero en Europa liderado por la Universidad de Málaga con 97 jóvenes de 15 a 24 años.

Ansiedad e inseguridad, los principales problemas de los jóvenes por estar sin móvil una semana

Ansiedad e inseguridad, los principales problemas de los jóvenes por estar sin móvil una semana Pixabay

Publicidad

El teléfono móvil es una de las herramientas más indispensables para gran parte de la población, especialmente para los jóvenes. Ahora, un estudio de la Universidad de Málaga ha sometido a 97 jóvenes de entre 15 y 24 años a un experimento en el que debían pasar una semana sin móvil.

Se trata de un estudio pionero en Europa en el que también participan la Universidad Complutense de Madrid, la Miguel Hernández de Elche o instituciones como la Universidad de Viena y la Universidad de Beira Interior (Portugal).

El primer capítulo de este estudio que se prolongará también durante 2023 y que se extenderá a 9.000 jóvenes de toda Europa. El estudio pretende conocer el uso de las redes sociales para informarse entre los jóvenes.

El experimento consistía en el seguimiento durante 3 semanas. En la primera de ellas, los voluntarios podían utiliza su teléfono de manera natural, lo que provocaba tiempos medios de uso de unas 5 horas en las que las redes sociales como WhatsApp, Instagram o TikTok eran líderes.

Segunda semana sin móvil

En la segunda semana ya llegó el gran reto. En ella, los jóvenes debían desconectar totalmente el teléfono y escribir sus sensaciones en un diario. "Tenía necesidad de tener el móvil cerca. Tenía ansiedad si estaba lejos. Me tranquilizaba solo con tenerlo cerca", "ver a todo el mundo con el móvil en el transporte público me creaba necesidad de usarlo", "ve hecho más vida en familia" o "el no tener móvil me ha perjudicado mucho, sobre todo en los trabajos en grupo. No poder comunicarme con mis compañeros me agobiaba", han sido algunas de las sensaciones sin el móvil durante la semana.

Así, de esas respuestas se ha deducido que el móvil les ha generado ansiedad o dependencia. ¿Qué pasó después? Cuando los voluntarios pudieron volver a recuperar los móviles, los niveles de uso volvieron a niveles normales, aunque la mayoría reconoce que les ha hecho ver esa dependencia del dispositivo y creen que fueron más productivos.

Por otro lado, también se han visto menos informados y, para ello, recurrieron sobre todo a la televisión y a la radio.

Publicidad