Sacos de dormir, comida y a jugar. Miles de jóvenes se han trasladado al festival 'DreamHack' en Valencia, la mayor competición internacional de videojuegos. Los 'gamers' pasarán hasta 96 horas delante de la pantalla y los mandos compitiendo en torneos retransmitidos en directo.

La organización ha habilitado un pabellón para que los asistentes monten sus tiendas de campaña y coloquen sus sacos de dormir, aunque algunos prefieren quedarse junto a sus equipos.

No es la primera vez que la capital levantina alberga este evento pero, en esta ocasión, lo hace con la mayor velocidad de Internet instalada en un festival en España. Unas 20 Gigas de conexión para 55.000 jugadores de 25 países del mundo. Esta edición cuenta con 1.200 profesionales. Para garantizar unas buenas condiciones, utilizan tecnología de última generación. Intentan mantener temperaturas más bajas de lo normal para que los componentes trabajen bien y tengan más vida útil.

Una de las novedades de este año es la celebración de un torneo femenino en el que participan 80 jugadoras de todo el mundo. Una iniciativa que trata de impulsar la inclusión de las mujeres en los e-sports y fomentar las competiciones mixtas.