Vuelta al cole

Los 6 mitos sobre la tecnología en clase que no te pueden colar en la vuelta al cole

La vuelta al cole siempre está llena de consejos, pero también de bulos, mitos y leyendas sobre el uso de la tecnología en las aulas. Estos son 6 de ellos.

En resumen
  • La tecnología no provoca un peor rendimiento en clase o peor comprensión lectora
  • Los dispositivos móviles sí ayudan a ofrecer una experiencia educativa personalizada
Clase de colegio vacía

Publicidad

Con la vuelta al cole para este curso 2021-2022, a los padres y a los estudiantes les vuelven a asaltar las mismas dudas sobre cómo combinar la educación con el uso de las nuevas tecnologías para obtener el máximo de ellas, evitando los posibles perjuicios que puedan ocasionar. Esta es una cuestión que también se plantean los profesores y equipos docentes de colegios e institutos cuando preparan la vuelta a las aulas.

Por eso, en este momento conviene desmentir algunos mitos y leyendas que pueden enturbiar y crear reticencias sobre el uso de las tecnologías en las aulas escolares.

Los 6 mitos sobre la tecnología en clase que no te pueden colar en la vuelta al cole
Los 6 mitos sobre la tecnología en clase que no te pueden colar en la vuelta al cole | Antena 3 Noticias

Bajada de rendimiento

Según el Foro Económico Mundial esta percepción es falsa ya que estiman que los estudiantes retienen entre un 25% y un 60% más de información cuando estudian de forma digital. En consecuencia, según los datos de este organismo internacional, el e-learning requiere entre un 40% y un 60% menos de tiempo para aprender.

Leer en papel favorece la comprensión lectora

Este hecho no está demostrado. De hecho, 1 de cada 4 menores acaba los estudios obligatorios en España sin tener una buena comprensión lectora. Por el contrario, según la pirámide de aprendizaje de Edgar Dale, citada por Qustodio, apoyarse en apps para realizar actividades relacionadas con los textos aumenta la efectividad del aprendizaje en un 75%.

Mejor en papel que en pantalla

Esta afirmación es muy relativa. Por ejemplo, el Ministerio de educación señala que el 95% de los jóvenes afirma que usa internet para encontrar vídeos informativos y aprender. Por tanto, el empleo de pantallas o papel debería adaptarse a cada momento de aprendizaje y objetivos que tenga el estudiante en lugar de pensar que siempre el papel será la mejor opción.

Las calculadoras y aplicaciones de matemáticas no deben ser un recurso didáctico

De acuerdo con datos de Smartick, citados por Qustodio, usando aplicaciones destinadas al desarrollo de la lógica y las matemáticas, los estudiantes con problemas de aprendizaje en esta materia pueden llegar a mejorar sus notas en un 83% y su capacidad de lógica y de resolución de problemas en un 94%. Así, cada vez más parecen ser una herramienta a tener en cuenta en la enseñanza reglada.

Aumentan las faltas de ortografía

Según datos de la Universidad de Alcalá de Henares, el 88,5% de los jóvenes afirma que no cuidan la elaboración de sus textos al escribir en dispositivos móviles, pero sí lo hacen en sus trabajos escolares. Por tanto, quedaría en entredicho que la tecnología en las aulas provoquen un aumento de las faltas de ortografía, mientras que sí podrían hacerlo otros hábitos como el uso de redes sociales.

Los menores realizan menos consultas

Un estudio realizado por Google, FAD y BBVA, revela que un 89,9% de los adolescentes disponen de un teléfono móvil. Según Qustodio, el uso de estos dispositivos hace que los jóvenes escriban, lean y reflexionen más sobre la lengua, porque están continuamente expuestos al público y vigilan más la calidad lingüística.

Publicidad