Publicidad

Santiago, amigo de Antonio Puerta, cuenta en exclusiva para Antena 3 cómo fueron las últimas horas del agresor de Jesús Neira. Según Santiago, ex compañero de Puerta cuando estaba en una clínica de desintoxicación, la familia del fallecido intentó sacarle del mundo de la drogacción en numerosas ocasiones, sin éxito.

Además, cree que Puerta "no calculó bien" la dosis ese fatídico fin de semana de su muerte, aunque piensa que estaba convencido de salir del mundo de la droga. Cuenta además que, cuando conoció a Puerta, venía de intentar desintoxicarse pero no lo consiguió y tuvo una sobredosis.

También, sobre la agresión de su ex compañero al profesor Jesús Neira, asegura que "estaría de mono, porque Puerta siempre fue un caballero". Incluso cree que Neira pudo haberle provocado, ya que "Antonio no era un hombre provocador".

Reconstrucción de la muerte

La tarde de pasado martes Antonio Puerta descolgó el teléfono para llamar a su hijo, Antoñín, de 25 años, fruto de su primer matrimonio. Su relación no había sido muy buena, por eso esta llamada cobra especial importancia. Fue la última que realizó Puerta antes de morir.

Después, acude a casa de una amiga, un apartamento de un edificio situado en uno de los barrios más céntricos de Madrid, en la calle General Varela. Allí se encontraban dos personas, un hombre y una mujer, que aseguran que Antonio Puerta se presenta en muy mal estado.

Allí pasa toda la tarde, consumiendo cocaína, aseguran los dos amigos. Hasta que en un momento determinado Puerta entra al baño. Pasa el tiempo.

No es hasta las 8 de la tarde cuando uno de los compañeros, el hombre, se acerca al cuarto de baño alertado por un rudio. Ve a un Antonio dormido y roncando y le deja descansar. El hombre se marcha.

Pasan otras dos horas más. Son las diez y media de la noche. La mujer se asusta al ver a Puerta en mal estado. Llama a otra amiga, que cuando llega al piso y se encuentra el cuerpo frio de Puerta alerta a la Policía.

Hasta el apartamento acude una patrulla y el Summa 112. Se encuentran a Antonio Puerta tendido en el suelo del baño, con los pantalones y la ropa interior bajados. A su lado, una jeringuilla y una cuchara pequeña. En los brazos, signos de punciones, algunas de hace tiempo. Otra, muy reciente.

Puerta, además de politoxicómano, era diabético. En el suelo también había droga en un envoltorio dentro del inodoro y una pipa. Antonio no tenía actividad cerebral. En el informe preliminar de la autopsia, se habla de un paro cardíaco por shock anafiláctico. En 3 o 4 semanas, el infome toxicológico determinará el tipo de estupefacientes y la causa de su fulminante muerte.