Publicidad

Las lluvias torrenciales que inundaron varias localidades del departamento de Var provocaron once muertes en una de ellas, Draguignan, aunque todavía no se conocen las cifras definitivas depersonas fallecidas por el temporal.

La mayoría de los muertos son ancianos que no pudieron hacer frente a las consecuencias de las lluvias torrenciales, causadas porla conjunción de fenómenos meteorológicos relativamente frecuentes en esa zona próxima a la costa mediterránea francesa, aunque no de la intensidad de esta ocasión.

Casi 100.000 hogares continuaban sin suministro eléctrico y cercade un millar de personas permanecen en centros de acogida,organizados por las autoridades locales para recibir a la gentecuyas viviendas resultaron afectadas por las inundaciones.

El temporal tuvo una intensidad cuyos precedentes sitúan los servicios meteorológicos en la primera mitad del siglo XIX, que es de cuando se tienen datos de lluvias similares con efectos tan catastróficos.

El ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, quien se desplazó a la zona, declaró que teme que el balance del temporal empeore en relación con el número de víctimas, ya que aún hay gentedesaparecida.