LA ACUSACIÓN SE HA VALIDO DEL ARGUMENTO DE QUE LA NIÑA NO SABÍA NADAR

Cien años de cárcel por ahogar a su hijastra de 3 años en la piscina de un hotel de México

La madre de la niña intentó proteger al maltratador diciendo que la niña había caído al agua por accidente. El hombre ha sido condenado a cien años de cárcel por el delito de homicidio calificado con agravantes.

Imagen que muestra cómo el hombre lanza violentamente a la menor al agua

Publicidad

Se trata de un hecho real más terrorífico que cualquier historia de ciencia ficción. En agosto del 2015, José David 'N' fue grabado por las cámaras de seguridad de un hotel de Morelia, en Michoacán, lanzando a su hijastra de 3 años a la piscina con el fin de ahogarla.

En el vídeo se puede observar claramente cómo el progenitor lanza de manera violenta a la menor al agua y cómo ella lucha desesperadamente por salvar su vida, además la sumerge durante unos segundos mientras él simplemente mira desde el borde de la piscina. Finalmente la niña falleció tras la agresión.

Por suerte todo quedo registrado por las cámaras de seguridad. Gracias a esas imágenes el criminal ya ha sido condenado a pesar de que la madre de la niña intentó protegerlo diciendo que la niña había caído al agua por accidente, fue sentenciado con una pena de cien años de cárcel por el delito de homicidio calificado con agravantes.

La acusación se ha valido del argumento de que la niña no sabía nadar para aumentar la pena de prisión, que al final se ha fijado en 100 años, tal y como publican medios locales como Exclesior.

El hecho ha causado una revolución en las redes sociales. La dureza de las imágenes es tal que hasta la juez encargada del caso lloró durante la audiencia cuando vio el vídeo en cuestión.

Se trata de un hecho real más terrorífico que cualquier historia de ciencia ficción. En agosto del 2015, José David 'N' fue grabado por las cámaras de seguridad de un hotel de Morelia, en Michoacán, lanzando a su hijastra de 3 años a la piscina con el fin de ahogarla.

En el vídeo se puede observar claramente cómo el progenitor lanza de manera violenta a la menor al agua y cómo ella lucha desesperadamente por salvar su vida, además la sumerge durante unos segundos mientras él simplemente mira desde el borde de la piscina. Finalmente la niña falleció tras la agresión.

Por suerte todo quedo registrado por las cámaras de seguridad. Gracias a esas imágenes el criminal ya ha sido condenado a pesar de que la madre de la niña intentó protegerlo diciendo que la niña había caído al agua por accidente, fue sentenciado con una pena de cien años de cárcel por el delito de homicidio calificado con agravantes.

La acusación se ha valido del argumento de que la niña no sabía nadar para aumentar la pena de prisión, que al final se ha fijado en 100 años, tal y como publican medios locales como Exclesior.

El hecho ha causado una revolución en las redes sociales. La dureza de las imágenes es tal que hasta la juez encargada del caso lloró durante la audiencia cuando vio el vídeo en cuestión.

Publicidad