El sector animalista quiere que el mushing sea el último deporte que use animales. Polémica que toma fuerza ahora, cuando Nicolas Petit, uno de los mejores en el mushing, gritó a uno de sus perros durante la carrera.

Ahora le tildan de maltratador. Guillermo Antón, que con 16 años ya participó en la Iditarod, defiende al musher francés.

Hablamos de una carrera de 1.600 kilómetros, aunque los datos no ayudan. 151 perros desde 1973 han muerto en este deporte. La polémica está servida.