Muchos hoteles viven pendientes de sus críticas en internet. Revisan los comentarios, los comentan e incluso contratan empresas especializadas para ello. Les preocupan los comentarios falsos aunque las páginas especializadas aseguran que los filtros funcionan y sólo aparecen opiniones de usuarios verificados.