Victoria Beckham ha ingresado en un centro de desintoxicación de cuerpo y mente en una clínica en Alemania tras las fuertes declaraciones de su marido David Beckam. El ex futbolista habla de lo duro que es a veces estar casado con ella y se sincera: “Para que un matrimonio dure tanto como el nuestro siempre es necesario trabajar muy duro. Y cada año que pasa es cada vez más complicado permanecer casado con Victoria”. Lo que ambos tienen claro es que sus cuatro hijos son los que mantienen el matrimonio unido. “Algunas veces son las pequeñas cosas las que marcan la diferencia, y yo he descubierto que para nosotros lo que mejor nos funciona es proteger a nuestros hijos por encima de todas las cosas”, añade.

Otra de las polémicas por lo que la diseñadora se ha visto obligada a ir a un centro es el encontronazo que ha tenido con sus excompañeras de las Spice Girls, que se quieren volver a juntar pero no quieren que regrese ella. Aunque esto no quedó así, la reunión tuvo lugar en Londres y Victoria dejó claro demandarlas si ganaban dinero sin ella.

Tras unas semanas complicadas, ha decidido alejarse por unos días del trabajo, su marido y sus hijos, ingresando en un centro para rehabilitar su cuerpo y mente. Un complejo de lujo en Brenners Park-Hotel-Spa, con un precio alrededor de 17.500 libras al día.