Aleksandra Sadowska, una modelo polaca de 25 años, se ha quedado ciega tras tatuarse los ojos. La joven pretendia cambiar el blanco de los ojos a negro para parecerse a su cantante favorito, el rapero Popek, también polaco.

Tal y como revela el periódico Daily Mail, en un principio el tatuador (llamado Piotr A) le aseguro que el dolor que estaba experimentando era algo habitual y que podía tomar analgésicos para calmarlo. Sin embargo, lo cierto es que no conocía la técnica para realizar el trabajo.

Sadowska se ha sometido a tres tipos de procedimientos, pero los médicos han descubierto que la tinta ha penetrado en el tejido ocular, el diagnóstico narra que no hay esperanza de que pueda recuperar la vista y que probablemente pronto se quedará completamente ciega.

La joven ha confesado que "no me encerraré en el sótano de casa a deprimirme. Siento mucha tristeza, pero vivo". En cuanto al tatuador, Alexandra confirma que "hay pruebas claras de que el artista del tatuaje no sabía cómo realizar un procedimiento tan delicado" y él se enfrenta a tres años de prisión por incapacidad severa involuntaria de la mujer.