Laura Escanes inició hace unos meses un bonito proyecto que consistía en hacer llegar a sus seguidores una caja con cositas seleccionadas personalmente por ella. Pero lo que comenzaba siendo algo emocionante ha terminado como una horrible pesadilla.

Y es que el nivel de pedidos superó las expectativas por lo que se vieron desbordados: "Gestionar tantas cajas y errores humanos (que los hay y los cometemos todos) era muy complicado", comenzaba diciendo la influencer.

Pero tras una reunión con el equipo, se ha dado cuenta de que en verdad había mucho más que solucionar: "A medida que pasa el tiempo, me estoy enterando de cosas que no han sido como me habían contado", por lo que ha confesado sentirse "estafada y engañada".

Ha podido ser consciente de todos los fallos gracias a la colaboración de sus seguidores y asegura que intentarán darles solución a las más de 250 personas afectadas. Y es que al parecer recibir paquetes a nombre de otra persona, colgantes con iniciales que no correspondían o prendas de menor calidad de las que ella había seleccionado, se han convertido en la tónica que ha llevado a que el negocio no funcione como debería.

Seguro que te interesa...

Laura Escanes revela quién le ayuda a ella y a Risto Mejide a cuidar de su hija Roma