Anita Matamoros se sometió hace dos años a una reducción de pecho. Hace unas semanas confesaba que iba a volver a pasar por quirófano tras no quedar muy contenta con el resultado ya que no le no gustaba nada la cicatriz que le habían dejado y el pecho se le había vuelto a caer un poco.

Esta misma semana se sometía a la intervención tras tener que posponerla por no pasar las pruebas preoperatorias por falta de hierro, y desde el hospital compartía una foto en la que aparecía tumbada en la cama con el pecho vendado y un bonito ramo de rosas blancas.

Al día siguiente se marchaba a su casa donde, según revelaba en sus stories, se pasó prácticamente todo el día durmiendo, pero al despertar los dolores eran insoportables: "Así que he escrito a la clínica para que me cambiasen las vendas y me pusieran un sujetador porque no aguantaba el dolor ni la presión", confesaba.

Así la hija de Kiko Matamoros y Makoke regresaba a la clínica donde le cambiaron las vendas por un sujetador, y de paso ha podido ver el resultado por el momento de la operación, "estoy muy contenta", ha revelado.

Seguro que te interesa...

El cuestionado cambio de look de Anita Matamoros: ¿se ha cortado el pelo o se ha quitado las extensiones?