Amaia Salamanca fue una de las protagonistas del evento organizado por la joyería Rabat. Su complicado look tenía un truco que marcaba la diferencia, pero que tampoco acabó de convencer.

La actriz optó por un conjunto de dos piezas en gazar de seda estampado, un truco infalible con el que estilizar la figura y alargar la silueta. La sorpresa era que lo que parecía una falda en verdad era un maxi pantalón que se 'sujetaba' con un cinturón blanco que deslucía bastante el conjunto.

La actriz se ha convertido en todo un referente del buen gusto a la hora de vestir, como bien demostró durante el Festival de Cine de Málaga. Cada uno de sus looks se convirtieron en tendencia y arriesgó con muy diversos estilos, pero en esta ocasión su elección se ha ganado bastantes detractores. ¡Dale al play!