Alba Díaz apostó por el rojo para asistir como invitada a la boda de un gran amigo de su novio, Javier Calle. La pareja salva la distancia como buenamente puede ya que ahora la joven se encuentra estudiando en París mientras que su chico vive y trabaja en Málaga, de ahí que el enlace fuera una buena excusa para reencontrarse de nuevo.

Como decíamos, Alba apostó por un elegante y sobrio vestido firmado por su madre, Vicky Martín Berrocal que, a juzgar por la foto que publicó en su perfil de Instagram, le sentaba como un guante. Pero si vemos las imágenes reales de Alba, se nota la diferencia y que la imagen que ella ha subido ha pasado por algún que otro filtro.

Los seguidores de la hija de 'El Cordobés' se han dado cuenta de ello y han hecho alusión al Photoshop, y es que la realidad vs Instagram deja claro que, aunque estaba guapa, no es lo mismo lo que se ve en su perfil que las fotos sin retoques. ¡Dale arriba al play!

Seguro que te interesa...

El romántico adiós de Alba Díaz a su novio, Javier Calle, antes de comenzar su nueva vida