LA JUNTA DE CYL LO RECHAZA Y PIDE DIÁLOGO

LA JUNTA DE CYL LO RECHAZA Y PIDE DIÁLOGO

Nuclenor planea apagar la central de Garoña el próximo domingo

Decisión adoptada tras analizar el impacto que para la empresa tendría la entrada en vigor de la Ley de Medidas Fiscales de Sostenibilidad Energética, aprobada este jueves en el Senado y que recibirá la próxima semana el refrendo definitivo en el Congreso.

Central de Garoña, en Valladolid
Central de Garoña, en Valladolid | EFE

El Consejo de Administración de Nuclenor, la empresa titular de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), ha acordado este viernes desconectar la central de la red eléctrica el próximo domingo, día 16, para trasladar el combustible del núcleo a la piscina de almacenamiento.

En un comunicado, Nuclenor ha indicado que esta desconexión, que tendrá lugar a las 23.00 horas del próximo domingo, se encuadra en el marco del acuerdo de cierre anticipado de la central nuclear con anterioridad al próximo 31 de diciembre y tras analizar el impacto que para la empresa tendría la entada en vigor de la Ley de Medidas Fiscales de Sostenibilidad Energética, aprobada este jueves en el Senado y que recibirá la próxima semana el refrendo definitivo en el Congreso.

Según la empresa titular de Garoña, en caso de aprobarse el proyecto de ley con su redacción actual, la central nuclear burgalesa tendría que hacer frente a impuestos adicionales por valor de 153 millones de euros en 2013, en relación al nuevo impuesto que grava la descarga final del núcleo tras el cese de actividad con 2.190 euros por kilogramo de elementos trasladados a la piscina de almacenamiento.

Situación concursal
Estos 153 millones adicionales, según la empresa, "incrementarían las actuales pérdidas económicas hasta el punto de llevar a Nuclenor a entrar en causa de disolución y en situación concursal".

La medida acordada, que ha sido notificada al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y ratificada por la Junta General de la Sociedad, pretende evitar la aplicación de estos impuestos "de cara a garantizar que la sociedad pueda seguir respondiendo de sus obligaciones ante sus trabajadores y proveedores", ha explicado Nuclenor.

En todo caso, la compañía ha precisado que el cierre definitivo antes del 31 de diciembre podría "revertirse" en caso de que la ley finalmente no fuera promulgada o lo fuera en términos diferentes a los actuales. La compañía tiene autorización para operar hasta julio de 2013.

La futura normativa está generando decisiones empresariales en otras centrales nucleares. Así, la Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) ha decidido posponer la recarga de combustible de su unidad I, que tendría que haberse producido "el 7 de diciembre", una decisión "empresarial" adoptada ante la discusión del Proyecto de Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

En cualquier caso, el Consejo de Administración de Nuclenor ha expresado su reconocimiento a la plantilla de la empresa por "su profesionalidad en el desempeño diario de sus labores" y ha reiterado su "compromiso" con la central burgalesa.

Junta de Castilla y León rechaza la decisión y pide diálogo para lograr márgenes en la fiscalidad
El consejero de Economía y Empleo de Castilla y León, Tomás Villanueva, ha considerado hoy que no se comprende bien que Nuclenor opte por el cierre de la central de Santa María de Garoña y ha rechazado esta decisión de la empresa después de haber mostrado la voluntad de continuidad de la planta. "

No se comprende bien que se llegue a esta situación y lo rechazamos, habiendo voluntad como han manifestado hace unos meses el Gobierno de España y Nuclenor de dar continuidad a la central", ha manifestado el consejero.

Villanueva ha hecho estas declaraciones a los periodistas después de que Nuclenor, propietaria de la central de Garoña, anunciara hoy en un comunicado el inicio de una parada programada de la planta a partir de las 23.00 horas del próximo domingo, 16 de diciembre. El consejero ha explicado cómo el presidente de la empresa le ha comunicado a media tarde la decisión de anticipar el cierre de la planta seis meses antes de lo previsto -la clausura de la central estaba prevista para julio del próximo año-.

"Ha faltado trabajo, voluntad de diálogo", ha opinado Villanueva, quien ha citado la nueva fiscalidad como el motivo esgrimido por Nuclenor para evitar la quiebra de esta empresa y ha dejado abierta la opción de tratar de buscar una solución.

El Consejo de Seguridad Nacional (CSN) determinó que la central podría continuar porque cumplía los requisitos exigidos y es "muy difícil de entender" que la nueva fiscalidad, al parecer, sea la que impida la continuidad de la actividad, cuando la capacidad de quinientos megavatios de Garoña tiene un coste muy inferior al de otras fuentes de producción, ha argumentado.

Preguntado acerca de si hay todavía un margen para buscar una solución, Villanueva ha manifestado que, si lo aprobara el CSN y determinara la seguridad de la central, técnicamente habría aún margen por que lo que comenzarán a hacer en Garoña el próximo domingo es una parada del reactor para pasar combustible a la piscina de la central, un proceso que tarda tiempo. Ha recordado que esta semana ha hablado con la Secretaría de Estado de Energía para abogar por el diálogo con Nuclenor y para mostrarse favorable al análisis de márgenes sobre la nueva fiscalidad.

Los mas vistos

Economía Digital

Todo sobre finanzas, empresas, tecnología e industria

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.