UN COLOR DISTINTO SEGÚN CADA PRETENSIÓN

UN COLOR DISTINTO SEGÚN CADA PRETENSIÓN

Los partidos convierten sus campañas electorales en un 'arcoíris'

Cada agrupación utiliza un color como referente general, aunque luego vemos cómo lo combinan con otros en sus mítines o en sus webs. Este uso de las tonalidades no es casual.

Los colores primarios son solo tres, rojo, azul y amarillo, pero las combinaciones cuando estos se mezclan son infinitas. Esto vale tanto para hablar de física política como de la psicología de los colores. Por ejemplo, el azul transmite serenidad mientras que el rojo es un color con más fuerza, más pasión.

Sin embargo, en esta campaña electoral la paleta de colores políticos se ha mezclado más de lo normal. El PSOE ha teñido la imagen de su candidato con el tradicional color de la derecha.

Y a medio camino entre izquierda y derecha, donde se mezclan el rojo y el azul a partes iguales, surge el magenta, el color elegido por UPYD. Por su parte, el principal partido de ideología ecologista, EQUO, ha optado por un logotipo de color negro.

En definitiva: un arcoíris de siglas, banderas y eslóganes que inunda España hasta el 20 de noviembre.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.