En el próximo capítulo…

Don Ignacio les avisa que se irán en breve, pero mientras, vigilará sus entradas y salidas, no está dispuesto a que un amor adolescente arruine a toda la familia. Encarnación sorprende a Carolina intentado fugarse de nuevo, logra sosegarla, pero descubre en sus lamentos, lo mucho que ama a Pablo. Don Ignacio pide a Urrutia que se ocupe de la gerencia de la fábrica hasta que llegue un nuevo responsable y se ponga al día. Informa a Mauricio de su regreso y recuerda que debe informar de su partida a la marquesa, algo que le provoca cierta inquietud.

Matías trata de negar la mayor ante su abuelo, pero éste le exige sinceridad o silencio. Le recuerda que puede perder todo lo que tiene y le hace ver que en las situaciones duras, hay que saber apostar por lo más importante, la familia. Dolores se queda perpleja al comprobar que Marcela no se encara con Alicia, pero la posadera le argumenta que a quien debe pedir explicaciones es a su marido. Matías recibe de Alicia el encargo de trasladar armas a La Puebla para una acción revolucionaria que realizará una célula local. Le cuenta su charla con su abuelo y la necesidad de salvar su matrimonio. Alicia le recuerda que ella no espera nada, solo disfrutar de su compañía. Matías avisa a Marcela de su ausencia y ella aprovecha para encontrarse con Tomas. Alicia se presenta en el hostal y con su arrogancia, logra que Marcela le acuse de robarle el marido.

La Marquesa tantea a Adolfo por el curso de su relación y él le confiesa que Don Ignacio está poniendo trabas. Ella se ofrece a intervenir, pero su hijo le pide que se mantenga al margen. Tomás informa a Adolfo de la marcha a Bilbao de las Solozábal y logra frenar el ímpetu de su hermano asegurándole que buscará detalles sobre ese traslado. Maqueda recuerda a Tomás y Adolfo la conveniencia de no demorarse en el pago salarial, la marquesa acostumbra a hacerlo, pero esta vez, después de la huelga reciente, deberían pagarles a tiempo.