Rob Lowe arrancó su carrera interpretativa a principios de los 80 y pronto que alzó como uno de los actores del momento gracias a títulos como 'The Outsiders' ('Rebeldes), 'St. Elmo's Fire' ('St. Elmo, punto de encuentro') o 'Youngblood'.

Pero tras unos años de éxito en 1989, cuando tenía 24 años, vivió uno de los momentos más complicados de su vida personal y profesional. Un año antes el actor había grabando una película porno casera manteniendo relaciones sexuales con dos jóvenes, una de 16 años y otra de 22 dos.

Ambas jóvenes aceptaron grabar el vídeo pero cuando Lowe se metió en la ducha las chicas se llevaron la cinta y le robaron 200 dólares. Además, en la cinta había otra escena que había rodado previamente junto a un amigo y otra chica en París.

En el 89 los padres de la menor llevaron a juicio a Rob lo que hizo que estos vídeos se filtraran e incluso comercializaran por todo el mundo.

Ahora en una visita al programa 'The Jess Cagle Show' de SiriusXM Lowe ha hablado sin tapujos de este asunto. Pero lo más sorprendente de todo es que el intérprete considera que este escándalo ha sido una de las mejores cosas que le ha sucedido. En el vídeo de arriba de la noticia tienes todos los detalles donde confiesa el motivo por el que ahora tiene esta sensación tan optimista.

"No es una gran receta para el éxito dar a un hombre de 18 años fama, dinero, drogas y esperar que no haya algo que salga mal", dice el actor.

De lo único que se lamenta es de no haber sacado un beneficio económico de todo esto: "El problema fue que no gané dinero como todo el mundo. Fui un estúpido".

Todo esto y mucho otros aspectos aparecen en los dos libros autobiográficos que ha escrito:'Stories I Only Tell My Friends' y 'Love Life' y de los que habla en un programa en directo con el que está recorriendo el país.