Ingredientes (8 p.)

1 plancha de bizcocho

175 g de chocolate negro

30 g de mantequilla

4 huevos

50 g de azúcar glas

100 ml de agua

2 hojas de gelatina

50 ml de licor de café

100 ml de café solo

2 cucharadas de café soluble

Galletas de chocolate

Caramelos de colores

Hojas de menta

Elaboración:

Coloca las hojas de gelatina en un bol, cúbrelas con agua y espera a que se hidraten.

Forra el diámetro y la base del molde con acetato o papel de horno. Cubre el fondo de un molde (de fondo desmontable) con la base de bizcocho. Mezcla el café caliente con el licor de café y el café soluble. Emborracha el bizcocho.

Pon a calentar el agua con el azúcar glas en un cazo y haz un jarabe. Añade las gelatinas escurridas y remueve hasta que las gelatinas se disuelvan. Reserva la mezcla en caliente.

Coloca el chocolate troceado y la mantequilla en un bol y funde todo al baño María. Saca el bol (mantequilla y chocolate fundidos) del baño María y resérvalo.

Separa las claras de las yemas e incorpora las yemas a la mezcla de chocolate con mantequilla.

Monta las claras con la batidora eléctrica de varillas. Añade poco a poco el jarabe (mezcla caliente de agua, azúcar y gelatinas) y sigue montándolas.

Añade una porción de las claras montadas al bol del chocolate con yemas, y mézclalas con movimientos suaves y envolventes. Agrega otra porción y repite el proceso. Finalmente vierte esta mezcla (de chocolate con claras montadas) al bol donde están el resto de las claras montadas. Mezcla y vierte la mousse sobre la base de bizcocho. Introduce el molde en el frigorífico y deja que se enfríe y endurezca durante aproximadamente 3 horas.

Desmolda y decora la tarta con las galletas de chocolate machacadas y los caramelos de colores. Adórnala con unas hojas de menta.

Consejo:

Es importante remojar las hojas de gelatina en agua fría y después disolverlas en agua caliente. No lo olvidéis.