Ingredientes (6p.):

9 laminas de lasaña

1 k de espinacas

200 g de requesón

½ k de carne picada (a cuchillo) de pollo

600 ml de leche

40 g de harina

250 ml de salsa de tomate

2 dientes de ajo

2 cebolletas

60 g de queso rallado

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

1 cucharadita de albahaca

perejil

Elaboración:

Pon agua a calentar en una cazuela grande. Cuando empiece a hervir, sazónala y agrega las láminas de lasaña.

Cuécelas el tiempo que indique el paquete. Retira y escúrrelas sobre un paño seco y limpio. Resérvalas.

Pica las cebolletas (la parte verde también) y los dientes de ajo en daditos. Pon todo a rehogar en una sartén con un chorrito de aceite. Sazona. Salpimienta la carne picada, incorpórala a la cazuela y rehógala un poco. Agrega la salsa de tomate y la albahaca. Mezcla y reserva.

Pon un poco de aceite en una sartén, agrega las espinacas picaditas y saltéalas. Retira y ponlas en un bol. Desmenuza el requesón y añádelo. Mezcla.

Pon la harina a rehogar en una cazuela con aceite. Agrega la leche poco a poco, sazona y cocina la bechamel a fuego suave durante 6-8 minutos sin dejar de remover.

Monta la lasaña: cubre el fondo de una fuente apta para el horno con 3 láminas de lasaña, añade una capa de carne, una capa de lasaña, una de espinacas con requesón y finalmente cubre con una capa de láminas de lasaña.

Napa la lasaña con la bechamel, espolvoréala con el queso, introduce la fuente en el horno y gratina. Retira la fuente del horno, corta la lasaña en 6 porciones y sirve. Adorna los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Este plato resulta muy apropiado para elaborarlo con antelación y calentarlo en el horno en el momento de ir a consumirlo.