Óscar y Manuel de 'Intercambio consentido'

Publicidad

Esta noche, a las 22:45 horas, en Antena 3

Un matrimonio que tiene gustos opuestos y una pareja con problemas de autoestima, nuevas incorporaciones en la terapia de ‘Intercambio consentido'

Esta semana, dos nuevas parejas al borde de la ruptura se someterán a la terapia radical de ‘Intercambio consentido’. Roberto y Óscar compartirán sus vidas con Jesús y Manuel. Roberto es “insoportable” y no tiene filtro. Óscar demanda tranquilidad, porque asegura sentir vergüenza de su pareja en público. Manuel acusa a su pareja de absorbente y de querer ser el centro de atención. Jesús define a su novio como un “coñazo de tío” que no le da sexo. Nieves, enfadada con Luis, se saltará una de las normas básicas de la terapia. Rubén y Javier se conocerán. Algo ocurrirá en el encuentro que provocará que Paloma deje de confiar en Rubén. Esta noche, a las 22:45 horas, nuevo programa de 'Intercambio consentido' en Antena 3

antena3.com | Madrid
| 16.11.2018 13:36

Roberto (49 años. Sanitario. Zaragoza) y Óscar (39 años. Pescadero. Zaragoza) llevan diez años juntos (cinco años casados). Roberto sabe que es “insoportable”, pero está orgulloso de ello. También reconoce que no tiene filtro ni ganas de corregirlo. Acusa a su pareja de no tener iniciativa ni ganas de compartir cosas juntos y le culpa de estar demasiado apegado a su familia. Han tenido fuertes discusiones e incluso llegaron a estar mes y medio separados porque Roberto se fue de casa. Óscar demanda tranquilidad, sosiego, respeto a su familia y asertividad en público.

Asegura sentir vergüenza de su pareja, porque dice todo lo que piensa y eso les ha acarreado perder algunos amigos. Se queja de que su pareja es insoportable, explota a la mínima y es muy celoso. Además, le exige sexualmente más de lo que le puede dar. Tiene sospechas de que Roberto le ha sido infiel, ya que le pilló entrando en una sauna gay.

A partir de ahora Roberto y Óscar compartirán sus vidas con Jesús y Manuel, que llevan cinco años juntos (tres viviendo juntos y dos años de idas y venidas) y gestionan una tienda de regalos y golosinas juntos. Jesús (33 años. Actor y empresario. Lebrija) es una persona “un poquito peculiar, con mucho carácter, divertida, amena, alegre... Un showman”. Acusa a su pareja de ser “un coñazo de tío”, porque es muy parado y no le da sexo. Tiene tremendos celos y no le gusta que su pareja esté tan apegado a la familia.

No quiere estar con la suya porque “no se siente libre para actuar tal como es”. Manuel (37 años. Pescadero y empresario. Cádiz) acusa a su pareja de absorbente, de querer ser el centro de atención y de demandarle demasiado. Quiere comprensión, cariño y tranquilidad, algo que no tiene claro que pueda darle. La monotonía, trabajar juntos y las discusiones provocan que se separen cada vez más: “el límite ya lo hemos pasado”, aseguran. Para la coach Covadonga Pérez-Lozana, “Roberto y Óscar se están minando la autoestima mutuamente, porque señalan las cosas que hacen mal”, mientras que Manuel y Jesús “parecen muy distintos, pero tienen muchas cosas en común: tienen grandes inseguridades, problemas de autoestima, miedo al abandono, miedo al rechazo y una serie de carencias que están acabando con su relación”. Durante dos semanas tendrán que aprender a ayudarse y a compartir sus vidas, aunque Jesús no estará muy contento con el compañero que le toca.

Para empezar a conocerse, Jesús y Roberto irán a una tienda de ropa interior masculina antes de salir de fiesta por Chueca. En cambio, Óscar llevará a Manuel a la Iglesia de San Antón para conocer la labor social del Padre Ángel, ya que el andaluz es muy devoto.

En el Intercambio 3, Paloma y Rubén seguirán muy dolidos tras escuchar un audio de sus parejas hablando de sexo en la cama. Rubén tendrá la oportunidad de resolver sus dudas conociendo en persona a Javier. Paloma y él crearán una estrategia para sacarle información y descubrir si realmente han cruzado la línea. Algo ocurrirá en este encuentro que provocará que, a su regreso a casa, Paloma se enfade con Rubén y deje de confiar en él. Para desconectar y limar asperezas, los coaches les propondrán un viaje romántico a Córdoba. Tras hacer las paces, Paloma revelará a Rubén un gran secreto. Javier y Lara pondrán rumbo a Málaga, donde Lara cumplirá su sueño de vestirse de novia y contagiará a su compañero la ilusión de casarse.

En el Intercambio 1, Luis dejará de confiar en Nieves. Los problemas de comunicación entre ellos crecerán hasta tal punto que Nieves se saltará una de las normas básicas de la terapia y se negará a compartir más cosas con Luis. La convivencia llegará a su fin y los coaches evaluarán si están preparados para decidir sobre su futuro. Nieves mandará un mensaje a Eli, que le hará dudar sobre su futuro con Luis.