Aisha, madre del joven detenido que habría planeado atentar en Sevilla el Miércoles Santo, no da crédito a que su hijo pudiera haberse radicalizado en la cultura islámica.

"Una madre cuando se entera de esta mentira tan grande no tiene palabras", asegura manteniendo la inocencia de su hijo. Señala que el joven de 23 años viajó a Marruecos porque su abuela estaba en coma. Ha manifestado además que su hijo no había cambiado de amistades últimamente. "Tiene sus amigos de la universidad y los del barrio, no tiene más amigos", señala.

Fue un hermano de la madre que reside en Marruecos quien le informó de que habían detenido a su hijo. La Policía ha registrado el domicilio del joven en Sevilla y se ha llevado diversa documentación del detenido, que estudiaba Filología Árabe.

Según ha avanzado Alfonso Egea los agentes que llevan la investigación han constatado una radicalización sólida del detenido. "Otra cosa es que tuviera los medios reales para atentar el miércoles santo en Sevilla", señala.