A por otro Globo de Oro

Recién estrenada la tercera temporada de 'The Marvelous Mrs Maisel' en Amazon, la serie de Amy Sherman-Palladino, junto a Daniel Palladino, creadores de 'Las chicas Gilmore', optará en la próxima edición de los Globos de Oro, que se entregarán el 5 de enero de 2020, a dos premios: mejor serie de comedia –que se llevó en 2018– y mejor actriz (Rachel Brosnahan). De llevarse la estatuilla sería la tercera vez consecutiva que Brosnahan lo lograra. En los Emmy 2018, la serie arrasó con ocho estatuillas, entre ellas, mejor comedia, actriz y actriz de reparto (Alex Borstein, como Susie, la manager de Midge).

Así acabó la segunda temporada

En lo personal, Midge se había prometido con el doctor Benjamin Ettenberg (Zachary Levi), pero en un twist del último episodio volvía con su ex Joel (Michael Zegen). En lo profesional, la cómica de stand-up anunció que se iba de gira con el cantante Shy Baldwin (Leroy McClain). Aunque su secreto no gustó en principio a sus padres, a Rose (Marin Hinkle) y Abe (Tony Shalhoub) no les quedará más remedio que dar su brazo a torcer. Reticente también en un principio a las ensoñaciones de su mujer, Joel cederá cuando comprenda que Midge va a por todas y su vocación no es cosa de un día. La segunda entrega acabó con las elecciones en las que ganó Kennedy, lo que simbolizaba nuevos aires para la sociedad norteamericana y también para Maisel y su entorno.

Qué esperar de la nueva Maisel

En esta nueva tanda de ocho episodios queremos los mismos diálogos ágiles y chispeantes (los tenemos), las réplicas subidas de tono de Susie (los chistes sobre penes son su especialidad, también en esta ocasión su necesidad de abrir mercado y asesorar a otros artistas), la sugerente evolución de Rose y Abe (tardan en aparecer en el primer episodio pero ahí están, máxime cuando él ha renunciado como profesor y se interesa por el polémico Lenny Bruce, interpretado por Luke Kirby) y las entretenidas peripecias de Midge sobre el escenario (el espectáculo debe continuar pase lo que pase). Destaca el uso de tramas episódicas, algo que también hemos visto en la tercera entrega de 'The Crown', y varios cameos sorprendentes, como los de Sterling K. Brown ('This is Us') como Reggie, el protector manager de Shy Baldwin; Liza Weil (fue Paris Geller en 'Las chicas Gilmore'), como Carole Keen, una bajista de la banda de Shy, soltera, que abrirá los ojos a Midge; Cary Elwes ('La princesa prometida'), como Gavin Hawk, un aplaudido actor de teatro, y Jason Alexander ('Seinfeld'), como Asher Friedman, un viejo amigo de Abe.

Más color también en el vestuario

En cuanto al vestuario, esta entrega salta de otros iconos vistos anteriormente, como las actrices Audrey Hepburn y Grace Kelly, a inspirarse en la Marilyn Monroe más exuberante cuando cantó delante de los soldados en Corea del Sur en los años 50 (hasta a Midge se le sube la falda). La actuación con Shy Baldwin en Miami se rodó en el glamuroso hotel Fontainebleau, algo que influyó en los looks, más coloridos (azules, rojos), con lunares y rayas, y rematados por sombreros a juego. Hasta Susie se relaja en sus looks masculinos, y los padres de Midge se sienten más aventureros. Otras escenas que deslumbran por sus outfits son las del salón de té de Nueva York, con sombreros vistosos, y, especialmente, el vestido floral rojo y rosa de lentejuelas visto en el teatro Apollo de Harlem. En cuanto al final de la serie, el blanco del traje en marfil que lleva Midge esconde un simbólico significado según la diseñadora de vestuario, Donna Zakowska: "Sigue avanzando, es como una pizarra limpia, como si viviera una transición". ¿Confirmada con estas palabras una cuarta temporada? Ojalá.